Google+

viernes, 1 de septiembre de 2017

Actos terroristas y "debates" posteriores.

Dos semanas después de los atentados de Cataluña se puede afirmar con evidente rotundidad, tal como lo hace JM Calleja en su artículo de "El Correo" de hoy que "Es imposible que los atentados terroristas no provoquen un debate, a veces un choque político. Ha ocurrido históricamente en España. Cuando ETA asesinaba a policías y desde el nacionalismo se decía que aquello estaba mal, pero igual de mal que no hubiera transferencias, ni policía autonómica. Ocurrió en el 11M de 2004, en los trenes de Atocha (Madrid), apoteosis de utilización, cuando se dijo que era ETA y no los islamistas. En los atentados de París, Niza, Bruselas y Londres, los crímenes masivos sirvieron para reabrir un debate sobre el control de inmigrantes. Aquí, en España, era difícil que el crimen del 17 de agosto no se imbricara con la situación política después de que días antes aparecieran pintadas diciendo ‘el turismo mata’ y cuando falta un mes para no sabemos qué el primero de octubre".

No hay comentarios:

Publicar un comentario