Google+
No es el momento para hacer de todo esto una guerra política más. Dejen de lado sus miserias partidistas y seamos útiles. Las banderas, ni alimentan ni curan virus.
del Estado de Alarma. Quédate en casa. Paciencia, solidaridad y optimismo.

sábado, 23 de marzo de 2019

El barquito de la discusión y el "si vis pacem para bellum".

Ayer en mi camino de la capital a Sope, me desvié con la moto
para ver de cerca la "txalupa" que había atracado en Getxo.
He visto barcos mucho más grandes y voluminosos en el mismo lugar.
Aún así un buen ejemplar que nos cuesta una pasta a los contribuyentes.
Y a estas alturas de la vida, esas discusiones que desde el municipio
han tenido los partidos declarando su poca simpatía por el barquito
me han parecido tradicionales patochadas
que ya son momento de superar.

Sin sentido que el PSOE manifieste su descontento
cuando son partido de Gobierno
y el ministerio del Ejercito esté dirigido por un colega.

Desde el nacionalismo más o menos radical
parece que no les queda otro remedio que criticarlo
y rasgarse las vestiduras con perfil bajito
aunque si pudiesen montar su propio ejercito 
no escatimarían gastos.
Sus desgarros son poco convincentes.

Y aquellos que hablan de "paz y amor" o dicho de otra manera,
no al "si vis pacem para bellum",
y sí al "si vis pacem para pacem",
sugerirles que en este planeta de locos medidas unilaterales
no suelen ser recomendables.