sábado, 16 de octubre de 2021

"Maixabel" y el derecho de todos y cada uno de nosotros a recomenzar.

 

Tras ver la película, al igual que Maixabel, yo huyo de la carga religiosa del perdón, y no digamos del sentimiento inútil del arrepentimiento, pero me aferro como un demócrata utópico a las segundas oportunidades, al derecho de todos y cada uno de nosotros a recomenzar.

blogs.publico.es/otrasmiradas//
maixabel-la-paz-imperfecta
Uno de los fundamentos de una sociedad decente. Solo desde el esfuerzo, dolor incluido, de ponerte en la piel del otro, de entenderlo y de buscar los grises es posible continuar viviendo. Seres interdependientes, vinculados, frágiles y casi siempre a la deriva. Lo contrario, no ofrece otra salida que convertir los espacios comunes en campos de batalla y la política en un pulso permanente que no deja de alimentar bandos y trincheras.

La mirada de Maixabel nos habla además del valor central de la memoria en el presente de la democracia. Una de esas cuentas pendientes que en nuestro país muchos condenan a la ira de quien quiere reducir los relatos plurales en catecismo. El lugar de los dogmas y de los enemigos. De los muros y de los silencios. De la cadena perpetua y de la muerte en vida. Frente a ellos, el vulnerable hilo de los puentes, la hermosa lujuria de los grises, la decencia de buscar humanidad incluso en el corazón de los monstruos. 

En fin, la esperanza de la política entendida como el arte de hacer posible que en el monte quemado por el fuego vuelvan a crecer árboles. Y flores blancas, junto a las rojas, que nos hablan de todo lo que cabe "a partir de ahora".

"Maixabel", un alegato contra la violencia y el fanatismo, a favor de la tolerancia y la empatía.

 Este artículo de Txema Urquijo fue publicado en Airaldea, Laudio, el 7 de octubre de 2021. Comparto su opinión y quiero ayudar a extender su mensaje:


Maixabel es una película basada en hechos reales ocurridos hace no demasiado tiempo y, con mayor o menor precisión, conocidos por muchas de las personas que viven en Euskadi. Por ello, es muy difícil ver la película sin tener presente el recuerdo que cada espectador tiene de aquellos sucesos. Ese elemento subjetivo, ajeno a lo estrictamente cinematográfico, condiciona nuestra opinión sobre lo que vemos en el cine. Así, la valoración que hagamos de la película tendrá que ver más con nuestra predisposición real frente a los sucesos relatados que con sus valores como obra audiovisual.

Mi consejo sería acercarse al cine desprovisto de todo tipo de prejuicios. Aceptar el reto de colocarnos en una posición lo más neutra posible y dejar que el trabajo de Icíar Bollaín penetre en nosotros y fluya haciéndonos sentir y pensar. Pero ya comprendo que eso es pedir peras al olmo en un país construido a base de prejuicios, estigmas y encasillamientos de todo tipo.

Maixabel es una película que rezuma verdad, autenticidad y honestidad. Lo es por lo que cuenta (refleja fielmente la realidad, doy fe) y también por cómo lo cuenta, sin más artilugios que la inmensa actuación de un cuarteto magnífico de intérpretes. Todo en la película está dirigido a colocar al espectador ante la experiencia vivida por los personajes de Luis, María y, sobre todo, Ibon y Maixabel. Muy inteligentemente el impecable guion de Isa Campo obvia el sustrato político-institucional que impulsó el programa de encuentros restaurativos, con el fin de evitar elementos que, con toda certeza, habrían distraído la atención de muchos espectadores, sin aportar nada relevante, pues el relato no se resiente ni un ápice sin ellos. Está lo sustancial, lo que tiene que estar.

El film de Iciar Bollaín no permite escapatorias. Obliga a pensar. Interpela al espectador. Lo enfrenta a auténticos dilemas morales frente a los que es imposible inhibirse. Incomoda al incitar a una sibilina comparación personal con los protagonistas. ¿Qué habría hecho yo en su lugar? Y todo ello, referido a la violencia, el terror, el odio, el arrepentimiento, el perdón, el saber escuchar, la convivencia y, lo más importante para la Maixabel de carne y hueso, las segundas oportunidades. En definitiva, de aquello que ha sucedido entre nosotros.

Pero ahora, gracias a la película y a la magia de la sala de un cine, todo ello se nos presenta de manera más sosegada y serena. Emocionante. En condiciones óptimas para la reflexión. Ojalá que provoque resultados positivos para el mejor entendimiento de nuestro país, para nuestra memoria y para nuestra convivencia. Al fin y al cabo, Maixabel, película y persona, es un alegato contra la violencia y el fanatismo, a favor de la tolerancia y la empatía. Elementos imprescindibles para la reconstrucción de las relaciones sociales en Euskadi.

viernes, 15 de octubre de 2021

"Maixabel", una película “necesaria”.

Maixabel Lasa pierde en el año 2000 a su marido, Juan María Jaúregui, asesinado por ETA.

Once años más tarde, recibe una petición insólita: uno de los asesinos ha pedido entrevistarse con ella en la cárcel de Nanclares de la Oca en Álava, en la que cumple condena tras haber roto sus lazos con la banda terrorista.

A pesar de las dudas y del inmenso dolor, Maixabel accede a encontrarse cara a cara con las personas que acabaron a sangre fría con la vida de su compañero.

Aunque todos y cada uno de los actores son geniales y están fantásticamente dirigidos, debemos destacar las interpretaciones de los dos protagonistas.
 El dueto entre Tosar-Portillo, una de las parejas más fuertes de la interpretación española. 

Lo que hace Luis Tosar es impresionante. Un retrato humanista y emotivo de Etxezarreta. Y, por otro lado,
 Blanca Portillo, que su rol en la película se puede definir como impresionante. La actriz, camaleónica como de costumbre, interpreta magistralmente a Maixabel Lasa y apunta maneras para estar presente, y por supuesto ganar, todos los premios a los que esté nominada.

Por lo tanto, ‘Maixabel’ es una película esencial, maravillosa, sencilla y emotiva. Una película complicada y cruda al mismo tiempo. Sin duda
, ‘Maixabel’ será una de las películas del año. Y por ponerle alguna pega, echo en falta alguna mención a "Gesto por la Paz".

Felicidades Italia. Los demás no tienen ...
(lo que hay que tener).
El pasaporte sanitario ya es obligatorio en Italia
para trabajar.


Desde hoy aplica la obligación de presentar el pase sanitario para poder entrar en el lugar de trabajo, que consiste en la vacunación anticovid o una prueba negativa, algo que la gran mayoría de empresas han aceptado y  tomado como una medida "normal". Los trabajadores del sector público serán sancionados sin sueldo el quinto día de ausencia por no presentar el certificado de vacunación y los de empresas privadas desde el primer día.

Italia fue
 el primer país europeo afectado por la epidemia de coronavirus en febrero del 2020, pagó un alto precio con más de 130.000 muertes. La vacuna es obligatoria para el personal sanitario y el llamado "pasaporte covid" es exigido a los profesores. 

Obviamente, siempre habra negacionistas al grita de la palabra "libertad", la más prostituida del diccionario estos últimos meses.

Ojala el resto de paises siga el camino del gobierno de Roma y, de esta manera, en vez de castigar a todos con medidas restrictivas, aisle a los acientíficos y a los provocadores y falilite nuestro camino, el de la inmensa mayoría, hacia la normalidad.


 


jueves, 14 de octubre de 2021

Guggenheim y la violencia de ETA

 

Ayer fuí al museo a ver la exposición de Alice Neel.
El mismo día del aniversario del asesinato de manos de ETA
 de un ertzaina que estaba trabajando en las inmediaciones
días antes de la inauguración.
Mi reacción fue hacerme, al día siguiente, tal día como hoy,
A
migo del Museo.
Es importante recordar todo.
Y seguir mirando de reojo a los que acompañaban a los asesinos
con sus apoyos o rechazos a condenarlos.
Desgraciadamente,
24 años después siguen siendo facilmente identificables.

El presi, la cabra y la ultraderecha.

El controvertido y siempre discutido exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra declaró ayer miércoles, en relación a los abucheos al jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, durante el desfile del 12 de Octubre, que hay "algunas personas que lo mismo abuchean a un presidente del Gobierno que aplauden a una cabra. Cada uno elige quién le representa mejor".


Por otra parte Casado, regodeándose en los abucheos, los 
ha confundido con lo que piensa la calle. Es así como  entiende él y la ultraderecha de este país la convivencia y el respeto al orden constitucional. Pobre idiota.

Guerra, en este caso, no le falta razón.

miércoles, 13 de octubre de 2021

En el Guggenheim :
"ALICE NEEL: LAS PERSONAS PRIMERO"

 


Alice Neel (1900–1984) es una de las artistas más radicales del siglo XX. Gran defensora de la justicia social, del humanismo y de la dignidad de las personas, se consideraba a sí misma como una “coleccionista de almas”.
 Sus obras reflejan el espíritu de una época, la intrahistoria de Nueva York, centrándose en quienes han experimentado la injusticia como resultado del sexismo, el racismo y el capitalismo, así como en aquellos que la combatían.
Haciendo gala de su naturaleza democrática e integradora, Neel pintó a personas de muy diferentes orígenes y condiciones sociales.



y el 19, 24 años

La república representa hoy en día
una posibilidad de regeneración frente a la corrupción
de la monarquía restaurada por Franco

Los datos de la encuesta de la PMI permiten afirmar que la república no es ya una referencia memorialista. Hoy representa una posibilidad de regeneración frente a la corrupción de la monarquía restaurada por Franco en la figura de Juan Carlos.
Las opiniones de la ciudadanía sobre la república como sistema de Estado preferible a la monarquía siguen siendo un tema tabú en los estudios de opinión.
Es un asunto sobre el que jamás pregunta el CIS y tampoco lo hacen las encuestadoras que tienen como clientes a los grandes medios de comunicación en España. Tanto es así que la 
encuesta encargada el pasado año por la Plataforma de Medios Independientes (PMI), tuvo un enorme impacto a pesar de que sus conclusiones fueron ignoradas por las televisiones.


Hoy la república representa una posibilidad de regeneración frente a la corrupción de la monarquía restaurada por Franco en la figura de Juan Carlos, una posibilidad constituyente de justicia social y también de reorganización federal-confederal del territorio que sepa dar una respuesta democrática, institucional y jurídica a la plurinacionalidad constitutiva de España.

martes, 12 de octubre de 2021

Karabezu & Unbemendi

Una fiesta nacional, con ejercitos y bla, bla, bla ...
hablan de evangelización, progreso, liberación...
ocultando esclavitud, saqueos, masacre y expoliacion.

 


A pesar de lo que piense la derechona con el PP al frente.

Estos últimos días hemos tenido que oír verdaderas barbaridades sobre lo que supuestamente significó la colonización. Hemos escuchado a políticos riéndose de gobernantes de territorios del sur americano, a políticos hablando de evangelización, progreso, liberación... cuando en realidad los territorios de América Latina fueron expoliados y saqueados, y sus habitantes fueron masacrados, cuando no esclavizados y vendidos a otras personas que aprovecharon la coyuntura para enriquecerse con la explotación de plantaciones.

Yo, todos los 12 de octubre, suelo poner algo en este blog.
Y recuerdo una de mis canciones favoritas.
Como mi mensaje sigue siendo el mismo, adjunto mi mensaje de hace 11 años  :

Se celebra hoy una fiesta nacional que algunos celebramos, simplemente, porque nos dan fiesta. No nos gusta el simbolismo que año tras año se representa en este día.

En España, Fiesta Nacional y ejercito, con cabra incluida, es una pareja dificilmente separable, por lo que a los que todavía recordamos aquella canción "Cuando la Fiesta Nacional yo me quedo en la cama igual, pues la música militar nunca me supo levantar", nos resulta poco estimulante la "fiestuqui", carísima por cierto, que se montan en los madriles.

Pero si la fiesta nacional relacionada con el ejercito, las conquistas o invasiones militares, nunca me han excitado especialmente, las relacionadas con festividades religiosas (Resurrecciones, etc ...) tampoco me parecen en pleno siglo XXI las que mejor pueden servir de elemento vertebrador de una sociedad que ha asumido un laicismo democrático.

Conclusión: Partir de antiguas tradiciones y asumir la posibilidad de renovar y fortalecer nuevos acuerdos sociales más amplios debería de ser un objetivo de todos.




lunes, 11 de octubre de 2021

Parapente en Sopelana.

La OCDE, la derechona española ... y los otros

www.publico.es/economia/
acuerdo-136-paises-
fijar-impuesto-minimo-
15-grandes-empresas
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos 
(OCDE) ha
dado un nuevo paso en su tarea de alcanzar un
 acuerdo internacional para aplicar una fiscalidad mínima para las empresas multinacionales, que tendrán un impuesto mínimo del 15%, con la suma de 136 países al pacto, frente a los 130 que había logrado unir el pasado mes de julio. Sin duda, un éxito.
No se qué dirá ahora la derechona española que se había rasgado las vestiduras por el acuerdo que habían alcanzado PSOE y Podemos en esa misma línea.
Esos 136 países suman el 90% del producto interior bruto mundial (PIB).
Los hay que lo califican
 de "momento histórico para la fiscalidad global"
Puede ser. Pero falta la guinda.
¿Qué hacer con los que no firman?
¿ Se va a permitir a los que no firman que se conviertan en los nuevos paraisos fiscales ?

domingo, 10 de octubre de 2021

Bilbao Noche blanca

El reino de España es primero reino y después democracia parlamentaria.

En los libros de historia, cuando se recuerde lo que pasó, se escribirá que la democracia española del siglo XXI fue incapaz de juzgar la corrupción del rey Juan Carlos de Borbón. 

Los hechos son los que son. blanqueo de capitales, cohecho, tráfico de influencias y fraude fiscal. El papel de la Fiscalía en este asunto es una tragedia nacional. La constatación de que el reino de España es primero reino y después democracia parlamentaria.

Lo ocurrido con este caso supone el mayor fracaso del sistema judicial español en el cumplimiento efectivo de esa teoría que el propio rey nos repetía por televisión. "La Justicia es igual para todos", decía don Juan Carlos. Y nunca fue verdad.