El que no tiene dudas, el que está seguro de todo,
es lo más parecido a un imbecil. (J.M. Caballero)
son los días que faltan, según Sanchez, para que el 70% de la población quede vacunada y así lograr la inmunidad de grupo.
Ánimo y responsabilidad

desde que Cataluña tiene un Presidente en funciones.
¿Tan difícil es para ERC soltarse de la sombra de Junts e intentar un Gobierno progresista para el país?

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Esperemos que Obama haya merecido la pena

Es evidente que el planeta tiene desde hoy una oportunidad de rebajar las tensiones internacionales y de abrir algunas nuevas vias de dialogo y distensión en las relaciones entre algunos paises que durante los últimos años han estado en las portadas de todos los telediarios.

No soy ningún iluso y no creo en los grandes cambios radicales pero se que un pequeño viraje en un gran trasantlántico, a medio plazo supone muchos kilómetros de diferencia.

Si consigue trasladar a la opinión mundial la sensación de que el país más poderoso de la tierra está dispuesto a mantener una posición mas dialogante y menos chulesca, si está dispuesto a trabajar por asegurar unos mínimos en sanidad y educación a toda la ciudadanía de su país, si está dispuesto a mantener ese diálogo fluido multidireccional utilizando las nuevas tecnologias en la linea que lo ha hecho durante su larga campaña presidencial, habrá merecido la pena.

Si consigue romper ciertos esquemas carcas, vetustos, obsoletos y tradicionales, si consigue implicar, englobar e incorporar a gente y a paises en el trabajo cotidiano y en el esporádico por una sociedad más equilibrada y mas justa, si consigue incrementar la concienciación mundial por la importancia del camio climático, habrá merecido la pena.

Hasta el 20 de enero, habrá que aguantar al Sr. Arbusto en la Casa Blanca, después habrá que darle a Barack un margen de confianza. Esperemos que no nos defraude, ni  a los que le han votado, ni a los que no hemos podido hacerlo pero nos hubiese gustado.

Felicidades a todos los demócratas, y de alguna manera, como miembro de un partido integrado en el Partido Demócrata Europeo, me congratulo doblemente por este triunfo. No vamos a tirar cohetes, pero hay que reconocer que ha triunfado lo más progresista que podía triunfar. Y eso, para mí, sí es un motivo de celebración.