Google+

jueves, 4 de julio de 2019

La dispersa Diputación, el amianto, la torre y la información.

Hace unos días acompañe a una persona con movilidad reducida a realizar una gestión a un departamento de la Diputación relacionado con su tema. Curiosamente, el famoso "vuelva usted mañana" de Larra y el "esto no es aquí, es en aquella ventanilla" se ha reconvertido en "esto no es en esta sección, sino en otra que está en otra oficina cerca de aquí". Esto, para personas cuyo desplazamiento es más complicado que el de la media, resulta especialmente molesto.

La diputación vizcaína, quizás también sensible a este problema, hace tiempo nos informó de que la torre bilbaína bancaria más famosa, al menos en su parte superior, pasaba a maños de la institución y llevaría allí la mayoría de sus departamentos que hoy flotan dispersos por la capital. La idea, sin duda, es indiscutiblemente buena.

Pero quizás han empezado la casa por el tejado, nunca mejor dicho. Ya han colocado su simbología pero el edificio no solo está desnudo, quizás también algo "enfermo". La antigua sede del BBVA en Bilbao es un ejemplo de la plaga que estuvo presente en fábricas y edificios de Euskadi desde los años cuarenta. El amianto es una sustancia cancerígena que en Euskadi ha matado a decenas de trabajadores que han entrado en contacto con dicha sustancia.

Primark, que es la empresa que ocupará los primeros pisos, cuando se le pregunta por la fecha estimada de inauguración responde que no existe fecha estimada. No estaría mal un poquito
 más de información pública al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario