Google+
No es el momento para hacer de todo esto una guerra política más. Dejen de lado sus miserias partidistas y seamos útiles. Las banderas, ni alimentan ni curan virus.
del Estado de Alarma. Quédate en casa. Paciencia, solidaridad y optimismo.

domingo, 22 de marzo de 2020

Las televisiones generalistas, su crisis particular y el coronavirus

Es cierto que vivimos con un problema que indiscutiblemente para todo el mundo es el más importante ahora y que nos afecta directamente a nuestra vida cotidiana.

Es cierto también que las televisiones generalistas intentan satisfacer las curiosidades y necesidades de su público y no  les importa convertirse en monotemáticas si ello les reporta más audiencia.

Pero también es cierto que cuando empiezas a zapear y deduces que todas están hablando a la vez de lo mismo resulta un poco agobiante. Y eso que llevamos apenas 9 días con el Estado de Alarma. No os digo nada, si la cosa sigue así, dentro de un mes.

Por otra parte ETB, y otras me imagino que harán lo mismo, echa mano de programas como "Atrápalo si puedes" que claramente distrae del monotema, cosa que se agradece, pero sería bueno que reconociesen de alguna manera que está "enlatado" porque no se entendería que el público estuviese situado como si no pasase nada.

Las televisiones en general se encuentran en un momento especialmente clave. Por un lado vive su mejor momento de audiencia, pero por otro lado pierde publicidad, es decir financiación y aumenta la competencia.. Sin ir más lejos, mañana desembarca en España la plataforma de streaming del gigante de la animación Disney. Y lo hace en un momento de máximo consumo audiovisual por la situación de confinamiento de la población. Por otra parte los cierres de rodaje de series y pelis ponen en riesgo la programación del otoño.

En cualquier caso, recuerdo que hace tiempo los sepultureros, al igual que hace décadas lo hicieron con la radio, anunciaban la muerte de la televisión tradicional pero ha salido adelante, aunque no sin problemas.Probablemente, l
a pequeña pantalla necesita replantear su fórmula publicitaria y apostar por aquellos contenidos en los que sabe que va a concentrar a la audiencia pero no quiero imaginarme un futuro en el que no haya televisión.