Google+

jueves, 13 de septiembre de 2018

Sanchez le señala el camino a Casado y, o lo imita, o sigue los pasos de Cifuentes y Montón.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hecho una apuesta decidida por la transparencia y por la ejemplaridad frente a los casos de corrupción o de falta de ética. Solo así puede leerse que dos de sus ministros hayan dimitido ante la mínima sombra de irregularidades y que él mismo haya decidido publicar en internet su tesis presentada en el 2012, sobre la diplomacia económica española. Esto acalla las voces que pretendían hundirle en la sospecha de un supuesto plagio en su trabajo doctoral.

El presidente del PP, Pablo Casado,
durante su comparecencia
en la sede del partido el pasado 6 de agosto
. / 
CHEMA MOYA (EFE)
www.elperiodico.com/es/opinion
La decisión de Sánchez deja a los pies de los caballos a Pablo Casado y su larga resistencia a dar cumplida información sobre su máster expedido por la URJC, bajo investigación judicial por sospechas de fraude. El Tribunal Supremo (TS) decidirá en los próximos días si lo imputa, ya que la jueza del caso aprecia "indicios de responsabilidad penal" en el título obtenido. No caben más dilaciones. El líder del PP se encuentra ante el siguiente dilema: o aporta pruebas claras e indiscutibles de que el máster del que hace gala fue obtenido de forma escrupulosamente regular o bien la resolución de los casos de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Cristina Cifuentes (PP) y la exministra de Sanidad Carmen Montón (PSOE) le indican el camino.