Google+

jueves, 6 de septiembre de 2018

Torra reanuda el golpe

elmundo.es/opinion
Oír encadenar disparates solemnes a Torra sería cómico si a las tablas del Teatro Nacional de Cataluña se hubiera subido un humorista y no el máximo representante ordinario del Estado en Cataluña. 
Pero conviene tomar en serio sus amenazas, precisamente porque controla las instituciones catalanas, el presupuesto y los Mossos, y solo responde ante Puigdemont, ese mentor con el que rivaliza en fanatismo. 
Torra anuncia que no acatará una sentencia condenatoria y propone desbordar la Diagonal con la marcha de un supuesto "pueblo constituyente" que tuvo la desfachatez de comparar con el movimiento por los derechos civiles de Luther King. 
Así espera predisponer en su favor a la opinión pública internacional y presionar a Sánchez -cuyo referéndum estatutario le movió a ternura- en dos sentidos: para que "oriente" a la Fiscalía a la rebaja penal de los procesados y para que se abra a negociar un referéndum de autodeterminación. 
La presencia de dos miembros del PSC en primera fila, encajando insultos a España, resulta humillante.
Pero la democracia pierde su nombre allí donde los dirigentes cierran el Parlament y condenan la política a la calle, mientras someten el debate público a la asfixiante contaminación de su propaganda mentirosa y subvencionada. 
El golpe sigue en marcha.