El que no tiene dudas, el que está seguro de todo,
es lo más parecido a un imbecil. (J.M. Caballero)
son los días que faltan, según Sanchez, para que el 70% de la población quede vacunada y así lograr la inmunidad de grupo.
Ánimo y responsabilidad

desde que Cataluña tiene un Presidente en funciones.
¿Tan difícil es para ERC soltarse de la sombra de Junts e intentar un Gobierno progresista para el país?

domingo, 21 de julio de 2013

La Iglesia, la homosexualidad y los cuernos al Papa.

El patriarca de la Iglesia Ortodoxa de Rusia, Cirilo I, ha considerado este domingo que la legalización de los matrimonios entre personas del mismo sexo es una señal que indica la proximidad del Apocalipsis. ¡Que fuerte! ¿Eh?

Cirilo I ha asegurado durante un servicio oficiado en la Catedral de Kazán, en la capital rusa, Moscú, que las recientes iniciativas adoptadas por algunos países para legalizar los matrimonios homosexuales son "un síntoma peligroso y apocalíptico" que no debería propagarse por los territorios que pastorea. ¡Uf!

Y por otra parte, y esta misma semana, hemos sabido que una iglesia hermana, la católica apostólica y romana, que en estos temas no le anda a la zaga, ha tenido que reconocer el "escándaloso pasado gay" del director del banco IOR, monseñor Battista Ricca, nombrado por el Papa Francisco, un Papa muy progre según algunos de sus seguidores, pero que en estos temas ideológicamente no se distancia ni un ápice de sus hermanos en la fe, es decir, que no, no y no.

Y digo yo : Estando tan extendida la homosexualidad en sus filas, ¿qué necesidad tienen de condenar algo tan habitual en su entorno?

Así que no me extraña que este pasado viernes en el número que la revista 'Time' ha dedicado esta semana al Papa Francisco, que mañana viaja a Brasil para presidir la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebra en Río de Janeiro le pongan los cuernos. Sí. Fijaros. Cuernos y rojos. En realidad, es un efecto visual. La imagen tapa parte de la letra M de 'Time', de manera que solo quedan visibles la parte superior de la letra, que forma un efecto parecido al de unos cuernos sobre la cabeza del Pontífice.