sábado, 22 de mayo de 2021

Por fin, Sopela termina los 50 metros que nos separaban de Urduliz.

Este municipio ya había concluido con las labores de urbanización del vial Olabide-Osteiko, pero el ente municipal sopeloztarra, ni con alcaldes de Bildu ni con los del PNV, terminaban su parte de carretera por razones injustificables.

Cinco años después de la inauguración del complejo hospitalario en el municipio vecino, Sopela abre por fin su tramo de carretera. 

Dicen que corregir es de sabios, pero las incomprensibles razones que les ha llevado a no terminar un tramo de 50 m. no se pueden explicar ni por problemas de competencias ni ninguna otra razón.

Desidia, dejadez, negligencia  y falta de ganas,
además de alguna cosilla incomprensible más,
son las más cercanas a la realidad.


Cataluña:
De la metáfora del hámster al mito de Sísifo.
Una nueva etapa para el «nuevo» Govern. **

El Procés en cuanto metáfora del hámster mostraba dos cosas: por un lado nos hablaba del tedio de tener que proseguir ad eternum un camino que no llevaba a ninguna parte. La misma rueda, el mismo paisaje. Por el otro, la metáfora apelaba a la ignorancia que se le supone al hámster y a la imposibilidad de poder cambiar la realidad existente, pues, al fin y al cabo, este animalito peludo no se detendría nunca para cuestionar porque hacía años y años que corría sin moverse del lugar.

Bueno, pues todo esto ha terminado. El hámster ha muerto. La plácida ignorancia de la vida animal ha llegado a buen puerto, y en su lugar el Procés ha propiciado los elementos para ubicar una nueva metáfora. Ha pasado de ser un hámster ligado a una rueda a ser un alma castigada a cargar una piedra durante toda la eternidad, tal como si se tratara del mítico Sísifo propio del mundo griego antiguo que Albert Camus llevó al mundo de la literatura.

Y es que, efectivamente, ERC se ha convertido en Sísifo. A ERC se le ha impuesto el castigo de cargar con el peso del Procés a sus espaldas. Su crimen fue mirar hacia atrás y atreverse a imaginarse un gobierno en minoría. ERC intentó abandonar de una vez por todas la dependencia de los convergentes y no lo logró, así que ahora volverán a gobernar con aquellos que Pere Aragonés dijo que no gobernarían.

Una nueva etapa del Procés que no motiva ni a los mismos protagonistas, que si no se aguantaban en la última legislatura, ahora deberán tragarse todos los reproches que se han hecho las últimas semanas.

De igual manera que la pasada legislatura, ERC y Junts por Catalunya no suman mayoría absoluta, así que necesitarán ayuda externa para sacar adelante su gestión del Govern. A la CUP le tocará hacer de policía local de unos acuerdos ya cuestionados por algunos de los líderes de Junts.

¡Qué pereza. Pobre Sisifó!


**Guillem Pujol, director de Catalunya Plural,




viernes, 21 de mayo de 2021

234 días después, Cataluña tiene Presidente.
Catalogne Akbar, une fois!

Tardó Aragonés 234 días para formar gonierno pero solo unos pocos segundos, muy pocos, en fijar su proyecto: “La culminación de la independencia de Cataluña”. Es lo que hay. De hecho, lo único que hay. Ahí concluye el proceso de formación del Govern que se ha enredado, durante meses, en la lógica puigdemoníaca dictada desde Waterloo por el expresident huido de la justicia.

No me preocupa sus aires independentistas, es su problema, lo que lamento profundamente son sus contradicciones nacionalistas. 
Dice Aragonés en las redes sociales que Marruecos tiene derecho a plantear el tema de la soberanía sobre Ceuta. Hostias. Vaya ironía: no reclama el derecho a la autodeterminación de Ceuta y Melilla, no, sino el derecho a reclamarlas de otro país, un país dictatorial y extremadamente religioso por cierto, que además ejerce el expansionismo territorial utilizando el hambre y la explotación sobre su ciudadanía. 

De repente vuelve a la actualidad aquella viñeta de Charlie Hebdo, titulada Puigdemont se radicaliza en Bélgica, que lo retrataba con chilaba y fez gritando: “¡Cataluña Akbar!”. Todo un caso de justicia poética verlo convertido en aliado de Marruecos en una disparatada operación fronteriza con niños como arietes.

Las relaciones hispano-marroquíes tienen un enemigo:
los fundamentalistas de la nación o la religión,
con sus rigideces intelectuales y sus extremas susceptibilidades.

 

La España del siglo XXI no necesita a Santiago Matamoros, no necesita un caudillo exaltado que proponga cazar moscas a cañonazos, que sueñe con enviar los Tercios de Flandes para resolver todo tipo de problemas. Por razones de geografía e historia, la vecindad de España y Marruecos tiene unos cuantos puntos crónicos de fricción, pero cuando estos se calientan por tal o cual razón, lo menos útil para ambas partes es arrojar gasolina al fuego. Lo sensato en las relaciones de vecindad es bajar la fiebre, evitar palabras y gestos hirientes e irreparables, explorar fórmulas de compromiso, por precarias que sean. A esto se le llama diplomacia cuando hablamos de naciones.

Pero como ya ocurrió con Perejil, lo más triste de esta crisis está siendo la asunción del lenguaje xenófobo, belicista y populista de la ultraderecha por gente que, en otros asuntos, sostiene posiciones progresistas. 
www.infolibre.es/javier-valenzuela

Osakidetza no puede ser como una compañia de telefónía.

  - Osakidetza: Hospitales (sobresaliente) - Atención Primaria (suspenso)


Desde este blog
siempre hemos defendido la profesionalidad de su personal.
El asunto de las vacunas está funcionando estupendamente.
Poco o nada que objetar desde el punto de vista médico.

Lo que no tienen sentido es hacer bien lo más dificil
y de forma manifiestamente mejorable tirando a entre mal y muy mal
la atención teléfonica a la población en general
y a los pacientes en particular.

¿Cuántos miles de minutos se hacen perder a los "clientes" entre el
"apriete el uno, apriete el dos, todos nuestros agentes están ocupados,
vuelva a llamar más tarde" ... ?

¿Tan dificil es poner más personal atendiendo a las llamadas?
Osakidetza no puede ser como una compañia de telefónía.
A ésta la puedes mandar a la mierda y cambiarte a otra.
A Osakidetza no.


Dejo para otra ocasión el tema de la Atención Primaria
vía telefónica desde hace meses.
No es de recibo.

jueves, 20 de mayo de 2021

MM-46-Martxa Motera-Bilbao-Sopelana

M-Sopelana,
Fin de la ruta : 404 km.
 
M-Bilbao

DOÑA ROSITA, ANOTADA, versión de Lorca, en el Arriaga. Parece que no pasa nada, pero lo que pasa es el tiempo.

 Esta es la primera vez que Pablo Remón (Los mariachis, El tratamiento, 40 años de paz) dirige un texto no escrito por él. Y ha elegido a Lorca, nada más y nada menos. Y de Lorca ha optado por Doña Rosita la soltera o el lenguaje de las flores, una de sus últimas obras, escrita en 1935, que cuenta la historia de una mujer provinciana que se promete con su primo, que tiene que emigrar a Argentina. Ella le espera, sin más. 

La de Remón es una versión libre, una versión anotada, como reza el título, una destilación en la que el director carga las tintas precisamente sobre ese tiempo suspendido y ese aroma de España de provincias a la hora de la siesta, esa España mesetaria que tan bien conoce.

Es una especie de cara B de las tragedias lorquianas canónicas, donde el antagonista es el tiempo, donde se ve cómo el tiempo va arrasando un poco los ideales de juventud.


Una versión libre, sí, pero al mismo tiempo conserva la esencia de la obra de Lorca.

El rey de Marruecos no solo viola los DDHH y la soberanía del Sahara, además utiliza a seres humanos como ariete para provocar el caos.

 Las relaciones entre países siempre se establecen con una sonrisa en el rostro, un ábaco en la mano y un arma en la espalda. En un entorno capitalista la cuenta de resultados es el fin por el que se rigen las acciones, cualquier otra consideración resulta baldía. Que, en ocasiones, se imponga la sonrisa no es más que la habilidad para manejar el beneficio sin tener que recurrir a la fuerza, un método, la diplomacia, más que un fin en sí mismo. Suena desalentador para cualquiera que sitúe el humanismo como un principio irrenunciable, resulta tan peligroso como pueril situar los principios al margen de este contexto. Si queremos que el humanismo quede por encima de la cuenta de resultados no podemos pensarlo como una simple cuestión de principios.

La enésima crisis migratoria propiciada por Marruecos nos vuelve a mostrar lo peligroso de abandonar, también, la política internacional al libre mercado, como si el ansia por el beneficio fuera condición suficiente para que las relaciones fluyan amigablemente. Esta vez la excusa para que el régimen alauí desencadene un flujo masivo de inmigrantes a través de la frontera con Ceuta ha sido la decisión de prestar ayuda sanitaria en suelo español a un líder saharaui. Marruecos no sólo no se contenta con violar los derechos humanos y la soberanía en el Sahara, no sólo falta al respeto a la soberanía española sino que además utiliza a sus propios ciudadanos, y a otros inmigrantes africanos, como ariete para provocar una situación de caos directo en Ceuta e indirecto en la política española.

infolibre.es/noticias/opinion/
el_chantaje_marroqui_algo_mas
que_una_crisis_diplomatica

lunes, 17 de mayo de 2021

MM-46-Martxa Motera-2ª-Etapa-Vitoria-Gasteiz-Laguardia.

M-La Guardia

M-Balcón de La Rioja
M-Puerto de Herrera
 
M-Peñacerrada

Las Martxas cogen ritmo. Arrancamos la
MM-46ª-1ª Etapa-Sopelana-Vitoria-Gasteiz
Camino a La Rioja Alavesa,

 


M-Vitoria-Gasteiz


M-Sopelana

Día contra la Homofobia, la Transfobia y la Bifobia.
Súmate a la ola de la libertad y la igualdad.
"Juntos: ¡resistiendo, apoyando, sanando!"

 

Se celebra el 17 de mayo de cada año para denunciar la discriminación de la cual son objeto todas las personas con preferencias sexuales diferentes a las convencionales como es el caso de los homosexuales, los transexuales, los bisexuales y las lesbianas en todo el mundo.

En 2021, el tema elegido para la campaña es "Juntos: ¡resistiendo, apoyando, sanando!", en una clara referencia al contexto actual de recuperación de la pandemia de COVID-19.

La campaña para 2020 fue "Rompiendo el silencio", un lema que trató de alzar la voz para que las personas no tengan que ocultar nunca su condición sexual, no se avergüencen de quiénes son y para que todas las opciones sean aceptadas por la sociedad.


domingo, 16 de mayo de 2021

¿Por qué quieren insistir algunos en aparentar ser miembros de algo en lo que reconocen que no creen?

 El expresidnte de EEUU Donald Trump ya no está, pero su sombra sigue siendo muy alargada, al menos en el interior de muchas instituciones norteamericanas conservadoras, una de ellas la Iglesia católica de los Estados Unidos, profundamente dividida entre conservadores y moderados, y "descolocada" ante la elección del segundo presidente católico del país.

 Da la impresión de que prefieren a un presidente evangélico que a un católico, porque así no tienen que enfrentarse a temas polémicos. Si Trump hubiese sido católico, ¿le habrían excomulgado por llamar al odio o por su política migratoria?.

Los obispos USA se han desmarcado con una polémica amenaza: negar la comunión al presidente de su país por su apoyo al aborto. Y, en un gesto inédito (y que, sin duda, marcará un antes y un después en las presiones a políticos católicos respecto a la defensa de la vida), la "Santa Sede" se lo ha impedido. Algo inaudito y aparentemente muy contradictorio, si no fuese por que en todos estos casos, las aparentes creencias son un cuento que tapa historias de poder mucho más serias.
Algunos de estos obispos son los que hace un mes suscribieron un polémico documento prohibiendo la bendición de parejas homosexuales por ser "pecado".

No les falta razón. Cualquier persona que se proclama miembro de una organizacion, cuando menos, debe de asumir sus reglas. Los católicos son antiabortistas y solo permiten y aceptan matrimonios heterosexuales.

¿Por qué quieren insistir algunos en aparentar ser miembros de algo en lo que reconocen que no creen?

Ser miembro de una fuerza fáctica es importante y ayuda en el mundillo político. Aunque tengas que hacer el paripe. Y ese paripe viene bien a unos y a otros. Pues que les den morcilla a unos y a otros.

eldiario.es/vaticano-frena-excomulgar

La metáfora de Sansón, la de los toreros,
la de los jedi, ahora versión política,
se ha convertido en literal.
Y además, un poquito de humor.

 La metáfora se ha convertido en literal. El exvicepresidente Pablo Iglesias se ha cortado la coleta, en sentido figurado y en sentido material. Su salida de la política institucional y orgánica ha venido acompañada de un ritual casi ancestral que pone fin a todo un símbolo de la política española. 

Dada la minuciosidad con la que Iglesias, a pesar de la premura de los acontecimientos, había planificado el cierre de su carrera política, su salida del Gobierno de coalición y su dimisión tras constatar la derrota de las izquierdas en Madrid, inscrita en un relato preciso, el cambio de imagen y la renuncia a una cola de caballo que lucía desde la adolescencia, tiene también un sentido narrativo y simbólico perfectamente consciente.  

Su salida de la política era pues la ocasión perfecta para renunciar a un peinado que se había convertido en un símbolo tanto para sus votantes como para sus adversarios políticos. La ritualización del corte de pelo, como símbolo del paso a una etapa distinta es una constante en la narrativa, desde la melena que da fuerza a Sansón, en la tradición hebrea, hasta el corte de coleta de los toreros. Y por supuesto tiene su reflejo en la narrativa de ficción de la que Iglesias es un exhaustivo conocedor. Así, los aprendices de jedi en Star Wars, conocidos con el apelativo de padawan, llevan una coleta que no pueden cortarse hasta que completan su formación y acceden al escalafón de caballeros jedi. 

El exvicepresidente Pablo Iglesias sin coleta - Dani Gago

lavanguardia.com/politica//pablo-iglesias-deja-coletas

Y ahora, visto con humor :


Lo de Iglesias parece un símbolo de liberación,
como quien se quita las extensiones del poder,
quizás cada vez más incómodas.

 

Pablo Iglesias ha vuelto a la pomada y a las televisiones sólo con una foto más y una coleta menos. Vivimos la política más publicitaria de la historia, aunque siempre hubo estrategas y diseñadores de la propaganda.
Ahora basta un cambio de look para que hierva Twitter. En cambio, dices que has leído a Kierkegaard, como dirían Faemino y Cansando, esos genios, y no pasa nada. Pero nada de nada. Siempre habrá alguien que te lo afee, que no es lo mismo. Un flequillo, una coleta, una trenza, unas mechas, mueven hoy los ejes de la actualidad, queridos.

Reconozco que Iglesias ha tenido el detalle de combinar el nuevo peinado con la lectura de un libro, algo así como las armas y las letras. No todos lo hacen: sacan peinado, pero se dejan el libro, que a mí me parece imprescindible (siempre que no salgas en la foto con él al revés: casos ha habido). La fotografía de Iglesias ha dado para muchas columnas y el que esté libre de pecado que tire el primer adjetivo. Nos gusta hablar de cosas simbólicas, y una coleta es un logotipo, ya decíamos, la marca de la casa.

Parece que la Operación Final de etapa, o Final de ciclo, o Hasta el moño de la gestión política cotidiana, pasa por un reciclado de la imagen personal, no sólo basta con cercenar la coleta. Sin embargo, la coleta llevaba todo el peso de los últimos años, era todo un apéndice ideológico-capilar, funcionaba como receptor de agravios y de parabienes, y algunos creen que Pablo se la ha quitado como quien se quita el uniforme al salir del curro. (elcorreogallego.es/opinion de JM Giraldez)