lunes, 8 de febrero de 2021

A Casado le pasa lo mismo que a Rajoy:
ellos no la inventaron,
pero ambos se la tienen que tragar.

 


El presidente del PP, Pablo Casado, en el acto central de campaña
de las elecciones catalanas del 14F, en L'Hospitalet de Llobregat
www.eldiario.es//zona-critica/peta-pablo

La enésima confesión anunciada de Luis Bárcenas, en las vísperas del juicio por la caja B del partido, le ha obligado a negarse a sí mismo y al partido una y otra vez, como Bill Murray en el Día de la Marmota.
Su intento de manual de arrojarlo todo al pozo sin fondo del pasado se ha topado con el mismo problema que persiguió a Mariano Rajoy una década y finalmente acabó con él: la corrupción la gobernó Aznar pero se la comió él.
A Casado le pasa lo mismo que a Rajoy: ellos no la inventaron, pero ambos se la tienen que tragar.