viernes, 5 de febrero de 2021

Casado hablando de ocultar información o ...
Cuando sueñas que eres concertista de piano
y al salir a la calle te cae un piano en la cabeza.

No cabe duda de que Pablo Casado tiene lo que se llama sentido de la oportunidad.
El mismo día en que alza la voz en el Congreso de los Diputados para acusar a Pedro Sánchez de ocultar información y pedir transparencia, aparece un escrito de Bárcenas en la Fiscalía Anticorrupción confesando la financiación ilegal del PP desde 1982 junto con otro montón de revelaciones la mar de divertidas.
Hay quien calificaría esto de mala suerte, aunque el ala dura del partido no tendría el menor empacho en recurrir a Jüng y su concepto de "sincronicidad", esto es, un fenómeno de conexión acausal, lo mismo que cuando sueñas que eres concertista de piano y al salir a la calle te cae un piano en la cabeza desde un quinto piso.
Pecunia non olet, le dijo el emperador Vespasiano a su hijo Tito cuando éste le recriminó que fuese a enriquecerse a través de una tasa impuesta a las letrinas. El dinero no huele, en efecto, pero las letrinas sí, y los populares están encima de una auténtica red de alcantarillado que va desde los títulos académicos falsos al millón de euros encontrado en un altillo, desde los botes de cremas mangados en el Eroski a las cloacas del ministerio del Interior.