sábado, 10 de julio de 2021

Sanchez, ejemplo de sobrevivencia, disciplina en la que lleva cuatro años demostrando ser todo un artista.

 El Presidente quiere paz para gestionar los 70.000 millones de fondos europeos y también porque sabe que, haga lo que haga, las derechas gamberras se la van a continuar liando igual, pero por lo menos cuenta con gente fresca y alejada de la vieja guardia socialista, asunto este muy importante también sobre todo con la incorporación de Óscar López como director del gabinete de presidencia, un hombre de Zapatero con el que quizás consiga mejores relaciones entre gobierno y partido y acabar de una vez con el predicamento interno de las viejas momias que siguen tocándole las narices.

Hay que preparar el próximo Congreso del PSOE y para eso ya no le sirve Ábalos (ni en el gobierno ni en el partido) ni tampoco Iván Redondo, ambos responsables del fiasco de la moción de censura de Murcia que acabó precipitando el ascenso y fulgor de Isabel Díaz Ayuso en Madrid.

No quiere Sánchez ser más de izquierdas, puede que ni sepa, pero sí sabe y quiere sobrevivir, disciplina en la que lleva cuatro años demostrando ser todo un artista.

«Están locos estos vascos»
Belarriprest, ahobizi no son en puridad niveles de las destrezas lingüísticas sino de compromiso militante, categorías que están aplicando los monjes activistas para lograr la hegemonía social.

Un investigador ha denunciado a la UPV por discriminación lingüística por no permitirle la liberación total para poder lograr el perfil 3 que la institución ha impuesto a su puesto. La Universidad le contesta que es un trabajador insustituible, al parecer no hay nadie capacitado para hacer su trabajo. Añade el profesor que él trabaja en un laboratorio con un aparato de resonancia magnética nuclear –que muy de hablar no parece– y que todos los manuales que utiliza están en inglés. Seguro que si Asterix estuviera entre nosotros diría: «Están locos estos vascos». Y lo que más me asombra es que sus pares de la Universidad no hayan salido en tromba a denunciar este atropello.

La sociedad vasca es una sociedad derrotada e impotente ante este gradualismo sobre las exigencias del euskera. Muchas veces he criticado la política lingüística del Gobierno vasco, que no el fomento del euskera, que es otra cosa, pero ahora me estoy empezando a alarmar.

Tanto el Estatuto como la Ley de Normalización del Uso del Euskera hacen hincapié en el derecho de las personas a elegir el idioma oficial para sus relaciones con las administraciones públicas, cosa que se ha hecho razonablemente bien. La sorpresa ha sido que la gente, muy tozuda ella, se ha dirigido en euskera a la Administración en un porcentaje mínimo. Lo mismo que ocurre con las audiencias de ETB1, que son tendentes a cero.

Los activistas del euskera han pervertido el mandato estatutario (que recoge la revolucionaria afirmación de que no se puede discriminar por razón de lengua) y han modificado los objetivos: no se trata de defender los derechos de los ciudadanos sino de euskaldunizar la Administración. Y claro, esto es algo muy diferente, si ese es el objetivo ya no importa la voluntad ciudadana.

viernes, 9 de julio de 2021

Los nuevos patriotas ... carnívoros.

 


“Cuando los hechos cambian, yo cambio de opinión. Y usted ¿qué hace?”

Es lógico que la oposición a Pedro Sánchez explote con saña y con la debida sobreactuación los cambios de opinión del líder socialista y presidente del Gobierno, quien, como es sabido, no sólo negó con rotundidad en la pasada campaña electoral un hipotético pacto de gobierno con Unidas Podemos sino también la aplicación de medidas de gracia a los condenados por la tentativa independentista del 1-O de 2017. Hoy, como es sabido, gobierna en coalición con Podemos y acaba de indultar a los cuatro condenados presos tras el juicio por ‘procés’.

Ya no es tan lógico en cambio –pero sí comprensible– que Rufián, provocador de oficio y nacionalista de ejercicio, personaje activo en la tarea de distensión del conflicto catalán, espetara esta semana a Sánchez tras negar este toda posibilidad de un referéndum de autodeterminación: también “negó los indultos… Denos tiempo”.

Pero volviendo al tema, 
ha llegado la hora de intentar cerrar aquella herida, que mantiene decadentes y fracturadas a Cataluña y a España y es razonable pensar que no es razonable mantener las medidas aplicadas en su momento, que fueron oportunas —habrá que dejar para otro momento la cuestión de si las penas fueron o no proporcionadas: este escribidor piensa que no—, pero han dejado de ser eficaces y nos están arrastrando hacia un pozo de difícil acceso

Decía un ilustre asesor de presidentes norteamericanos que “Todos tenemos derecho a nuestras opiniones, pero no tenemos derecho a nuestros propios hechos”. Y este principio le llevó a cambiar de posiciones con frecuencia, tanto en asuntos internos como en la política exterior.

La gran urgencia que cada vez se hace más manifiesta es la de aplacar los ánimos. La lejanía del 1-O ha proporcionado realismo a los conspiradores pero también ha hecho ver a los dirigentes del Estado que Cataluña no tiene el músculo suficiente para conseguir unilateralmente la independencia pero su voluntad ha de ser tenida en consideración porque su fuerza es bastante para desequilibrar al Estado.

En política, la flexibilidad, que consiste en adaptar las estrategias a la realidad, es legítima y deseable. La gobernabilidad puede justificar un pacto negado en campaña. La clemencia de hoy pude ser más pertinente que el castigo de ayer.





jueves, 8 de julio de 2021

No se puede y queda muy feo
estar todo el día reclamando "transferencias"
y luego no tener el valor de poner en práctica
las que puedan suponer pérdida de popularidad.

Cuando no tiene las herramientas, las reclama- Bien.
Cuando las tiene, no las utiliza, por miedo a la impopularidad
y pide que las medidas las tomen "más arriba",
y si ni lo hacen, son imprudentes.

Se permiten, cuando no se "organizan, "No-fiestas"
y festejos varios.
Y digo se permiten, porque los que no organizan directamente,
aun sabiendo de que van a suceder,
no ponen las medidas adecuadas para impedirlo.




Y solo cuando desde Europa empiezan a señalarnos con el dedo
"amenazan" con mano dura los imcumplimientos.

En cuanquier caso, aunque tarde/tardísimo
bienvenidas sean las medidas que sin duda pasan por
-Prohibir "de verdad" botellones y "no-fiestas"
-Restringir horarios nocturnos en hostelería 

El humor es una cosa muy seria. Nadie es intocable. Ni Vox, aunque le pique.

 

Puede criminalizar a menores migrantes contando mentiras y privándoles del amparo legal al que tienen derecho. Puede faltar a la verdad asegurando que las Trece Rosas torturaban, mataban y violaban vilmente. Puede negar la violencia machista, expulsar las manifestaciones del colectivo LGTBI lejos de las calles, falsear las cifras COVID en el mismo Congreso o querer ilegalizar a los partidos políticos contrarios a su extremismo, lanzándoles todo tipo de acusaciones infundadas... pero si una revista satírica ejerce su función e ironiza con sus militantes, el grosor de la piel de Vox adelgaza en tal medida que se da por agredido, agraviado en tal extremo que todo parece poco para los autores de tamaña afrenta.

La publicación de La Pandilla Voxura por parte de El Jueves ha caído mal en Vox, especialmente la parodia de Ortega Lara. Por definición, una revista satírica como ésta vive de la irreverencia y la provocación, sin tener ni temas vetados, ni personajes intocables. Ortega Lara no es una excepción, le pese a quien le pese, le haga gracia a quien le haga. 

Vox debería asumir que hace ya mucho tiempo que una manera de combatir sus improperios, sus continuos atentados contra la democracia y los derechos humanos, sus bulos y sus ataques a las libertades civiles más esenciales es el humor o, dicho de otro modo, reírnos de ellos. Ello no es óbice para que, por otro lado, se aborden sus constantes cargas de profundidad contra el Estado de Derecho desde otros espacios.

miércoles, 7 de julio de 2021

Negacionismo. ¿Cómo es posible la eclosión de movimientos que cuestionan los avances médicos en pleno siglo XXI? ¿A qué responde este auge del escepticismo pseudo científico?


Hoy han aparecido los "negacionistas" de bizitza.eus por Sopelana. Hay que reconocer que el negacionismo no es cosa de cuatro locos. Las tesis que ponen en duda el origen de la pandemia así como las vacunas desarrolladas por las multinacionales farmacéuticas más punteras han encontrado eco entre intelectuales, artistas y colectivos médicos de todo el mundo, así como caldo de cultivo en algunos partidos que viven en la "oposición permanente" y que ven en esto un temazo para atacar a las instituciones. ¿Cómo es posible la eclosión de movimientos que cuestionan los avances médicos en pleno siglo XXI?
¿A qué responde este auge del escepticismo pseudo científico?

La desconfianza en unos gobiernos que no sabían que hacer, en unos científicos que se contradecían, en una gestión penosa de la pandemia, aumentó exponencialmente la cantidad de gente que hay siempre dispuesta a comprar la primera superchería que se pone delante de las narices. Y eso ha sucedido cuando internet, las redes sociales, etc. ponen a disposición de todo hijo de vecino la posibilidad de encontrar las respuestas más adecuadas a las filias y fobias de cada uno.
¡Anda que no hemos recibido consejillos milagrosos por whatsapp de gente bien intencionada!

Todavía no sabemos a ciencia cierta cual fue el origen de la transmisión del virus, un virus que se "supone" transmitido por los murciélagos.La convicción generalizada, incluso entre los propios habitantes de Wuhan (los que hablan a condición de que no se mencionen sus nombres para no ser detenidos), es que las autoridades chinas mantuvieron durante demasiado tiempo el secreto de lo que allí estaba pasando. Cometieron el mismo error que los dirigentes soviéticos cuando se produjo el desastre de Chernóbil. Cuando informaron de la explosión de la pandemia era ya demasiado tarde, ya se había expandido por todo el planeta.

Creo, sinceramente, que no existe una conspiración para modificar nuestro ADN, y dudo de que Bill Gates quiera colocarnos un chip en nuestro cerebro para controlarnos. Es más, creo que Pfizer, Moderna e incluso el CSIC han hecho un esfuerzo loable por encontrar vacunas eficaces. Sí, ¡hay que vacunarse! Respetando, naturalmente, los protocolos y sin colarse, aunque uno crea que lo se lo merezca. Pero si las autoridades están preocupadas por el resurgir de las teoría negacionistas deberían mirarse al espejo, porque la respuesta está en una gestión desastrosa y en una desinformación trasmitida muchas veces desde los propios gobiernos.

La Tragedia griega de los miércoles en el Parlamento, con sus puñaladas dialécticas, agresividad verbal y descalificaciones personales solo proporcionan desasosiego.

Cada semana, desde hace ya algún tiempo, la comparecencia del Gobierno en el Parlamento para dar cuentas de su gestión, algo a lo que está obligado por ley, se ha convertido en un combate verbal que nada tiene que envidiar al de los dos hermanos de Antígona, Eteocles y Polinices, al comienzo de la obra ni al que librarán luego físicamente ante las murallas de Tebas delante de todos sus compatriotas. 

Cierto que en el Parlamento español, por fortuna, la sangre de verdad no corre (aunque a más de uno le gustaría, me temo), pero las puñaladas dialécticas, la agresividad verbal y las descalificaciones personales del contrario podrían entrar muy bien en la categoría de tragedia griega tal es el desasosiego que nos producen a quienes las escuchamos por la televisión o las leemos después en la prensa escrita sin dar crédito a veces a nuestros ojos y nuestros oídos. 

El discurso del líder de la oposición de esta pasada semana, por ejemplo, en respuesta a los indultos a los independentistas catalanes presos por parte del Gobierno fue —al margen de que se esté de acuerdo o no con su posición— más propio de un personaje de ópera trágica que de un político moderno y actual, tal era su sobreactuación, mientras que el del líder de la ultraderecha parecía directamente sacado de la mitología griega: la ira de los dioses, la traición, la patria sin honor, la sangre derramada inútilmente, la vergüenza... 

Bastaba cerrar los ojos para escuchar en la televisión a Antígona o a cualquiera de los personajes de su tragedia en lugar de a unos políticos del siglo XXI cuya misión consiste en procurar la normal convivencia y el progreso de sus compatriotas.


martes, 6 de julio de 2021

El "problema social y político" no son los menores extranjeros que llegan con ganas de trabajar y de tener un futuro. El problema es el racismo.

 Estos días en los que hemos conocido el asesinato homófobo de Galicia, la Audiencia Provincial de Madrid ha emitido un auto que avala los carteles electorales de Vox -que estigmatizaban a los menores extranjeros- y en el que sus señorías indican que dichos menores representan "un evidente problema social y político". 

Este tipo de afirmaciones son habituales en sectores poco formados en una cultura de Derechos Humanos. En esos ambientes se suele confundir a las víctimas con el problema; se señala como origen del conflicto no a quienes lo provocan, sino a quienes lo sufren, a quienes lo denuncian. 

Con esta dinámica opera la Justicia en la redacción de este auto. El 'evidente problema social y político' que nos atraviesa actualmente no son unos niños y niñas extranjeros desprotegidos, ni una comunidad LGTBI que intenta vivir en libertad, ni activistas que defienden derechos fundamentales, sino las dinámicas de deshumanización cada vez más cotidianas, normalizadas e incrustadas en las propias instituciones, donde unos cuantos necesitan un curso intensivo en Derechos Humanos.

Parece razonable pensar que en la administración privada el virus actua igual que en la pública.
¡ Ya vale !

No es de recibo. Gran parte de la administración se "cerró" hace más de un año y sigue sin acercarse a la nueva realidad.

Atención teléfonica ... cuando te cogen.
Cita previa on line ... cuando te dán.
Casi imposible que te cojan un papel en el registro.
Ya vale.

Y mientras tanto, esa misma administración organiza actos públicos para las "No fiestas".
Dejense de falsedades y actúen en consecuencia.

Parece razonable pensar que en la administración privada el virus actua igual que en la pública. No es de recibo esa diferencia de trato.

Eso sí, vuelve un fuerte repunte.
Estamos abocados a nuevas restricciones.
Pero seamos serios.
Fíjense en la hostelería a partir de las 12:00 h. y en las concentraciones que todos sabemos que se convierten en focos peligrosos.
 
No nos hagan pagar a justos por pecadores
por su incapacidad de seleccionar las horas, los lugares, los actos "peligrosos" y por su "miedo" a restringir" a aquellos que saben que les van a "responder".

lunes, 5 de julio de 2021

La Justicia y las cloacas vs Democracia.
Isa Serra @isaserra libertad !!

 ¿Por qué un medio de cloaca como OK Diario, conoce antes la resolución del TS contra @isaserras antes que ella misma?

La condena es injusta pero las formas son intolerables.

Como lo es que el Tribunal Supremo ratifique y filtre la condena a Isa Serra a 19 meses de cárcel, por una supuesta agresión basada en dudosos testimonios policiales que el TSJM dio por buenos. El mismo TSJM que absolvió a Monasterio y Cifuentes.

Pero tranquilos, que dicen que la justicia es independiente e imparcial y vivimos en una normalidad democrática plena. Queda mucho por mejorar.

Lo de Cantó es un "cante".

Lo primero que ha dicho Cantó es que "la defensa del español va a crear empleo" y como la caridad, siempre se ha dicho, empieza por uno mismo, él ya ha conseguido colocarse. Y no es que lo diga yo, es que lo ha dicho él mismo al decir eso de que "el chiringuito soy yo". O, sea, él, el mismísimo Tony Cantó.

Yo no sé si Ayuso ha actuado realmente como amiga o enemiga política de Canto. Creo que como "amiga", no. Casado le quiso meter a Cantó por la puerta de atrás, en la lista, haciendo trampas. Y la Presidenta le ha cariturizado con lo que más ha denunciado el actor, dándole un cargo vacio y ridículo. 

Antes y ahora a los amigos se colocaban de asesores. Ahora, hubiera sido más lógico que le hubieran puesto en una Oficina de Infiltrados, para pastorear a los apostatas de Ciudadanos. Pero no, el observatorio del idioma que hay en la Puerta del Sol ha debido detectar algún peligro inminente que solo podía conjurarlo Tony Cantó. ¡Ja!

domingo, 4 de julio de 2021

Vuelven los contagios, y se mantiene la cobardía institucional, refloran los descerebrados y los esperpénticos gritos de "libertad".

Tras semanas de descenso continuado, el número de contagios por coronavirus vuelve a subir en España con rapidez. 

Sin las medidas que permitían el control durante el estado de alarma, tras la delegación del gobierno en las CCAA y la generalizada dejación de estas a la hora de tomar decisiones restriccivas a su población, la contención de la pandemia depende ahora fundamentalmente de la responsabilidad individual,
 y aunque esta siendo encomiable la disciplina y el rigor con el que la mayor parte de la población está siguiendo las recomendaciones sobre contactos sociales y uso de la mascarilla, basta con que una pequeña parte deje de tomar precauciones, como ha ocurrido en Mallorca, en Euskadi, en Madrid y en miles de lugares de la península, para que el virus encuentre la oportunidad de expandirse de nuevo.

Además, han coincidido en este caso la relajación de las restricciones por parte de las CCAA (ninguna quería ser más dura que su vecina), y la apertura del ocio nocturno (ninguna se ha atrevido a limitar el horario donde el peligro es mucho más evidente).  Recordar que las "No Fiestas", las "medio fiestas" organizadas por las administraciones, ejemplo Sopelana, y la gran necesidad psicológica de recuperar la normalidad han hecho el resto.

En cualquier caso, tras más de un año de pandemia, se han dado situaciones esperpenticas que no ayudan al optimismo:

-Administraciones que permiten "viajes de estudios" y/o organizan "medio fiestas" desde los ayuntamientos y siguen permitiendo que se mantengan las reuniones más peligrosas con alcohol hasta las 02:00 a.m. o más .

-Descerebrados/as que se apuntan a fiestas multitudinarias, semilegales o semipermitidas, con gran eco en la prensa que solo favorece su propagación.

-Familiares egoistas y tan descerebrados como sus hijos/as que cuando estos son invitados a recluirse para evitar la propagación de la pandemia saltan a la calle al ridículo grito de "libertad, libertad".

Así, poco podremos avanzar en el control de la pandemia.

China y el PC. Solo el desarrollo económico abrira las puertas de la lucha por la libertad.

El Partido Comunista Chino ha lanzado una gran campaña de propaganda para celebrar su centenario, rendir homenaje a la figura de Mao Zedong, considerado el fundador de la República Popular China y seguir "idolatrando" a su actual máximo lider Xi Jinping.

China es el país más poblado del mundo, con casi 1.400 millones de habitantes, y muy pronto, probablemente, la primera potencia mundial. El actual sistema político chino, como cualquier potencia religiosa que pueda permitirse el lujo, solo permite un único partido, el "verdadero", el Partido Comunista Chino (PCC), una organización que tiene 91 millones de militantes.

El propio gobierno chino se ha manifestado consciente de que episodios como la Revolución Cultural fueron desastrosos para el país, pero la autocrítica es mínima y siempre controlada desde dentro. El resto se silencia, y si no se deja, se aplasta y punto.
De hecho, el PCC controla todas las informaciones publicadas en China y vigila y censura cualquier tipo de crítica en las redes sociales. La censura y la falta de libertad de expresión siguen caracterizando el gobierno de Xi Jinping, a quien también se ha acusado de violar los derechos humanos de opositores políticos, intelectuales y minorías étnicas en China. 

La organización Human Rights Watch denuncia que la represión ha aumentado y que cada vez es más difícil saber qué sucede en el país debido a las restricciones en la libertad de información. Pero desde el mumdo occidental se sigue criticando la falta de libertades en paises de chichinabo, pero si hablamos del país del dragón, por si acaso, alfombra roja.

El crecimiento económico del país que ha pasado del medievalismo a la modernidad en pocas décadas, ha conseguido que la mayoría de su población prefiera cambiar economía por libertad. Tiene lógica.  Nadie luchará antes por hipotéticos derechos si no tiene asegurada la comida diaria. Solo superado ese peldaño se busca el siguiente. Confio en que asegurada la comida los derechos humanos cobren su importancia.