Hay personas que tropiezan dos y tres veces por una misma piedra.
Luego los hay que a la tercera dan un paso más, para evadirla.
Otra minoridad termina a la primera quitando la piedra para que no tropiece nadie que venga detrás.
Pero si vas a Madrid, verás a muchos "cojos/as" con muletas diciendo que las piedras son libres de estar donde están.

sábado, 17 de julio de 2021

"La ley hay que interpretarla
y las sentencias ... cumplirlas "

Probablemente, así debería de ser.
Sobre todo si se ven razonables y razonadas
y se toman en corto espacio de tiempo.
No es ni un caso ni otro.

Y cuando ves decisiones de tribunales tan esperpénticas,
te viene la peligrosa tentación de dudar
de la verdadera voluntad de los togados.

Asímismo tampoco entiendo la incapacidad política de promulgar leyes
que permitan menos margen de maniobra
a ilustres con poder en ciertas instancias,
pero con poco sentido de Estado.