Hay personas que tropiezan dos y tres veces por una misma piedra.
Luego los hay que a la tercera dan un paso más, para evadirla.
Otra minoridad termina a la primera quitando la piedra para que no tropiece nadie que venga detrás.
Pero si vas a Madrid, verás a muchos "cojos/as" con muletas diciendo que las piedras son libres de estar donde están.

domingo, 18 de julio de 2021

A vueltas con el constitucional:
Los partidos tendrán que ponerse las pilas
y modificar la ley donde haga falta.

La gestión de la pandemia era un problema endiablado, y encima, los desacuerdos entre administraciones y la competición partidista ayudaron a crear un caos jurídico. 
La sentencia del Tribunal Constitucional que dice que el decreto del estado de alarma de marzo de 2020 fue parcialmente inconstitucional ha tardado demasiado. Toda justicia, fuera de tiempo, es injusta.
Además, no ayudan a la institución las renovaciones pendientes ni 
las filtraciones a la prensa. Que sea una decisión ajustada no la deslegitima, pero el estrecho margen y los cinco votos particulares indican que estamos ante una discusión compleja. 

Y un punto que ya había comentado, pero insisto en su importancia, porque cuando el Gobierno argumenta que había razones para recurrir al estado de alarma, los demás partidos no deberían presumir de lo contrario: lo apoyaron. Así de simple.

Lo único positivo de la decisión es que ahora tendremos una guía. Mucha gente ha manifestado ya la necesidad de consenso para reformar la regulación que la Constitución hace de los estados de alarma, excepción y sitio (art. 116), con un claro objetivo: adecuar y clarificar el marco jurídico para la próxima crisis, que quizás no esté tan lejana.