sábado, 17 de julio de 2021

"La ley hay que interpretarla
y las sentencias ... cumplirlas "

Probablemente, así debería de ser.
Sobre todo si se ven razonables y razonadas
y se toman en corto espacio de tiempo.
No es ni un caso ni otro.

Y cuando ves decisiones de tribunales tan esperpénticas,
te viene la peligrosa tentación de dudar
de la verdadera voluntad de los togados.

Asímismo tampoco entiendo la incapacidad política de promulgar leyes
que permitan menos margen de maniobra
a ilustres con poder en ciertas instancias,
pero con poco sentido de Estado.

 

Urkullu, déjate de mascarillas que ya nos las ponemos,
y haz cumplir la ley en lo importante.
Horarios nocturnos y concentraciones descontroladas.

 

Urkullu pide a los vascos «mascarilla, mascarilla y mascarilla» para frenar la quinta ola.

El lehendakari asegura que el «incremento de las interacciones sociales sin mascarilla» está siendo «hoy el principal factor que favorece la transmisión».

Pues no, Iñigo, no y lo sabes.
Lo más importante no son las mascarillas.
Se siguen usando en los momentos y lugares necesarios.
No te vayas "a lo fácil".
Lo que tienes que atajar son las grandes concentraciones
y las quedadas nocturnas.
Y eso, sí que está en tu mano.

Lo que pasa es que eso es más impopular
y quedarse con lo de las mascarillas es más cómodo.

viernes, 16 de julio de 2021

El Constitucional, VOX,
y el "todo vale contra el Gobierno de coalición".

Cada vez parece más razonable pensar que si ha prosperado este recurso de Vox en el Constirucional es, sobre todo, por una razón que por sabida no deja de sorprender en "ciertas alturas" del Estado:
todo vale contra el Gobierno de coalición.

En el colmo de los colmos, esa "ilegalidad" del Gobierno al recurrir al estado de alarma para frenar a la pandemia se cometió con la ayuda del mismo partido que, meses después, la recurrió ante el Constitucional. Me refiero a Vox, que no solo votó a favor del estado de alarma sino que en aquel momento 
criticó al Gobierno por no haberlo decretado antes. También lo respaldó el PP, que ahora acusa al Gobierno de Sánchez de saltarse la ley. Con su voto, conviene recordar. 

La decisión del TC es sencillamente incomprensible en términos jurídicos.

  ¿Puede alguien en su sano juicio pensar que se debe responder a una situación de crecimiento exponencial de los contagios, las hospitalizaciones, los ingresos en unidades de cuidados intensivos y de fallecimientos, con un instrumento tan pesado y tan poco dúctil como es el estado de excepción?
¿De verdad alguien puede pensar que ese era el espíritu y la finalidad del constituyente y del legislador al incluir el estado de alarma y el estado de excepción de la forma en que lo hicieron en nuestro ordenamiento?

Tal vez sea muy mal pensado, pero tengo la impresión de que la mayoría de magistrados que ha dictado esta sentencia han pretendido enviar un doble mensaje: 
Uno primero a Vox, animándolos a recurrir en el futuro: sois bienvenidos, incluso cuando interponéis un recurso disparatado. El campo que tenéis abierto.
Otro segundo al Gobierno: perded toda esperanza. 
 

eldiario.es/contracorriente/
anticonstitucionalidad-anunciada-e-incomprensible

jueves, 15 de julio de 2021

Podar o talar, he ahí el dilema

 

Hay que dejar la lengua y las lenguas en paz.
En ellas manda la colectividad.
Si los ciudadanos son los depositarios de la soberanía política,
los hablantes son los de la lingüística

El otro día, hablando en el idioma de Cervantes sobre la provincia catalana sin vistas al mar, me corrigió un oyente diciéndome que se decía Lleida y no Lérida, que eso era cosa de "españolazos". Simplemente le sonreí.

Cuando hablamos o escribimos debemos procurar mantener separadas, primero las ideologías políticas, y además, las lenguas que conozcamos y saber utilizar o la una o la otra. Esto es signo de un grado de bilingüismo más equilibrado; y, por consiguiente, da una imagen más positiva del locutor. No hacerlo así, y mezclarlo todo suele ser ejemplo de gente incapaz de aprender un idioma, por diferentes motivos, y para "autojustificarse lingüística y políticamente" los mezcla para intentar aparentar conocimiento de ambos. Práctica muy frecuente en mi entorno.

Por eso, si utilizo el español y me refiero a la capital del Reino de los Belgas, hablaré de Bruselas y no de Bruxelles; o si me refiero de la capital del Reino Unido, hablaré de Londres y no de London; o si me refiero a la región francesa donde se encuentra una de las sedes del Parlamento Europeo, hablaré de Alsacia y de Estrasburgo y no de Alsace y de Strasbourg. Y así multitud de ejemplos: Nueva York, Moscú, Pekín, ...

Del mismo modo, cuando se usa el español, hay que utilizar los topónimos tradicionales en español y decir Gerona, Lérida, Orense, La Coruña, Guipúzcoa, … y no, como pretenden los maestros Ciruela de la casta política, GironaLleida, Ourense, A Coruña, o Gipuzkoa, … Y éstos son sólo algunos ejemplos.

Por otro lado, desde el punto de vista del funcionamiento del lenguaje, hay que insistir en el hecho de que el uso de las lenguas es uno de los lugares donde el poder del pueblo y, por lo tanto, la auténtica democracia directa son una realidad tangible. En efecto, una lengua es y será lo que deciden, con el uso oral o escrito, los usuarios de la misma: los locutores. Ni la Real Academia Española (RAE), ni los indocumentados maestros Ciruela de la casta política, aún menos, pueden prescribirnos cómo debemos hablar o escribir. En el campo lingüístico los ciudadanos-locutores son auténticos soberanos e imponen su ley: los usos lingüísticos.

Por lo tanto, si la RAE, ese conclave de sibaritas del lenguaje, no puede imponer los usos del español, con menor motivo podrán hacerlo los maestros Ciruela de la casta política. Como decía el lingüista y también académico E. Alarcos-Llorach, “hay que dejar la lengua y las lenguas en paz. En ellas manda la colectividad. Si los ciudadanos son los depositarios de la soberanía política, los hablantes son los de la lingüística”. Por su lado, el también académico y lingüista Gregorio Salvador, no se cansaba de repetir que “las academias son como los notarios […], que sólo dan fe de que tal cosa se dice así en tal nivel de uso”.

miércoles, 14 de julio de 2021

Las grandes multinacionales y administraciones nos quieres hacer sentir culpables y responsables de sus inacciones.

El injusto reparto de la riqueza en el planeta y el injusto reparto y administración de lo que tenemos en él no es responsabilidad de la gran masa social de la que todos formamos parte, sino más bien de las grandes multinacionales y administraciones a su servicio. De los grandes gobiernos que nos manejan a su antojo.

Y resulta curioso ver cómo crecen, con el desarrollo de las tecnologías, las peticiones de ayudas y solidaridad como si delegasen en nosotros el éxito o no de sus múltiples y diferenciadas acciones solidarias.

Así, resulta que te dicen que si escuchas una canción en youtube, por muy horrible que  sea, y la haces saber a tus amistades, alquien dará un euro al grupo que canta en el vídeo para apostar por no se qué enfermedad rara,

otro anuncio va y te dice que si mandas una palabrita en un mensaje de WhatsApp, un infante en africa será vacunado,
otra te invita a buscar palabras en un buscador determinado para que ellos planten un árbol no sabemos dónde, 

La última, una conocida marca comercial que, a la hora de pagar te obliga a decir si quieres o no colaborar con su apoyo a no se qué, y así, cantidad de variantes que como te dejes comer el coco, vas a casa orgulloso porque te crees que has apoyado la investigación, has salvado un niño y has plantado un árbol, y ya con eso parece que sobra lo, en mi opinión, verdaderamente importante, esto es, que le exijas "con tu voto" a tu admninistración que lo haga.

La investigación, la salud internacional de la infancia o las plantaciones del planeta no pueden estar al albur de esos "llamamientos de solidaridad". Además, no suele ser sencillo hacer seguimiento de la veracidad de sus promesas.

Denunciemos ambos: Castrismo e imperialismo.
Y recelemos de quienes solo critican a uno de los tiburones.


Recogido hoy del periódico "El Correo".

 

martes, 13 de julio de 2021

Señores de la Derechona. Repitan conmigo:
Cuba es una dictadura. Sí.
Y Marruecos ... también.

 Estos días estamos viendo en los medios de comunicación los importantes movimientos de protesta en las calles cubanas.
-1-
No tengo ninguna duda de que si yo viviese allí seria uno de los "contestatarios".
Dicho esto.
-2-
El problema fundamental de la isla, de su grave situación económica tiene como origen el embargo.
Pero nadie de la derechona, a la que se le llena la boca gritando "libertad" desde fuera de la isla, condena con el mismo empeño, el embargo al que le tienen sometido desde los origenes del movimiento que tiró a la Dictadura militar y de derechas de Batista que mantenía en paupérrimas condiciones a la población.
Consecuentemente, 
-1-
No tengo ninguna duda de que si yo viviese allí seria uno de los "contestatarios".
Y dicho esto.
-2-
El problema fundamental de la isla, de su grave situación económica tiene como origen el embargo.
Pero nadie de la derechona, a la que se le llena la boca gritando "libertad" desde fuera de la isla, condena con el mismo empeño, el embargo al que le tienen sometido desde los origenes del movimiento que tiró a la Dictadura militar y de derechas de Batista que mantenía en paupérrimas condiciones a la población.
Consecuentemente, elíminese el embargo primero, dejémosles comer y atender a sus primeras necesidades y, despues, hablemos de libertades.
-3-
Actuemos con la misma claridad definitoria con todos los regimenes.
Si no hay libertad, condenémosla.
En Cuba y en Marruecos.

La ciudadanía del país del sur no goza de mayor libertad que en la isla caribeña. ¿Por qué la derecha no reacciona igual? **
-4-
Hoy en día, posiblemente, la palabra más prostituida del diccionario de la lengua española sea la palabra "LIBERTAD".
Da repugnancia oirla en boca de la derechona española.

**La falta de libertad que hay en Cuba podría condenarse también en Marruecos, Arabia Saudí, China, Corea del Norte, Nicaragua, y muchas más.
¿Por qué no hay huevos para condenarlas todas?

Primero quitar el hambre. Levantar el bloqueo.
Y a continuación evolucionar hacia una Democracia plena.

Podrá el Gobierno cubano engañarse a sí mismo, pero no a su ciudadanía ni a la comunidad internacional. Las protestas vividas este pasado fin de semana son las mayores desde 1994 y quizá marquen un punto de no retorno.

La pandemia ha exhibido cruelmente las carencias del castrismo y exacerbado las penurias de la isla. Responder con la consabida bunkerización ideológica de nada sirve. Tampoco la represión ayudará. Los males de Cuba son excesivos para mantener la farsa. Y no es llenando calabozos de opositores, disidentes y artistas como se solucionarán.


El cambio hacia una democracia que se comvalide en el mundo es un imperativo moral. Y este es un reto que exige altura y cohesión a la comunidad internacional.
España y la UE deben actuar sin dilación ante 
la estrategia inmovilista de EE UU, el gran actor regional, y culpable en gran parte de la situación que vive la isla.
Levantar el bloqueo es fundamental para que el pueblo cubano pueda salir adelante.
Primero quitar el hambre. Levantar el bloqueo.
Y a continuación evolucionar hacia una Democracia plena.

lunes, 12 de julio de 2021

Por fin arranca la prometida semipeatonalización.
Un proyecto demasiado escalonado con falta de una idea seria de aparcamientos en el centro.

Comienza la unificación de la zona de la iglesia de San Pedro con la plaza Jauregizar para convertirlo en un espacio de uso peatonal exclusivo, y ademas, continuar con el proceso iniciado el pasado mes de enero y convertir toda la zona en espacio semi peatonal, permitiendo tan solo el paso de vehículos a los garajes y para realizar labores de carga y descarga.
Parece que, sobre el papel, la idea sería extraer gran parte de ese tráfico rodado del núcleo urbano para convertir esta área en un «entorno más agradable y seguro» para las personas.
Si todo es así, bienvenido sea, aunque parezca un proyecto demasiado escalonado y que debería de ir acompañado con un plan de aparcamientos más serio y valiente que el actual. Una OTA, con el nombre que quieran, sigue pareciendo la mejor solución.


El cambio de cromo de González Laya por José Manuel Albares no barrunta nada bueno de cara al pueblo saharaui.

La ministra de Exteriores, Arancha González Laya -
Robert Ghement/EFE publico.es/david-bollero

Tras la remodelación de gobierno anunciada este fin de semana, he leído que el relevo de Arancha González Laya es una suerte de sanción por la gestión que ha realizado con Marruecos.
Algunos análisis, incluso, van más allá y afirman que es un gesto ante el régimen de Mohamed VI, una manera de contentar los caprichos del monarca alauita. Pareciera que González Laya fuese la culpable de las continuas provocaciones y deslealtades de Marruecos.
Por otro lado, España y la Unión Europea (UE) arrastran décadas dejando a un lado los Derechos Humanos (DDHH), especialmente los del pueblo saharaui, a cambio de lazos comerciales y otros intereses políticos con Marruecos.
Aunque sea doloroso admitirlo, sería raro que eso vaya a cambiar a corto plazo, pese a que el grueso de la población civil da cada vez más muestras de oponerse a ello. En ese sentido, 
el cambio de cromo de González Laya por José Manuel Albares no barrunta nada bueno de cara al pueblo saharaui, toda vez que Albares, 'afrancesado de pro', viene de París o, lo que es lo mismo, el mejor aliado del régimen marroquí en la UE.

domingo, 11 de julio de 2021

Ver y oir al representante de la "oposición"
semejantes declaraciones producen vergüenza ajena.

 Sin acritud y sin ganas de insultarse por sus necias y estúpidas afirmaciones. De siempre se han oído muchas críticas desde la oposición a los cambios de Gobierno que todos los Presidentes democráticos han hecho. Arora bien, atreverse a lanzar como crítica “que ha nombrado a dedo” a los ministros, (art. 100 d la Constitución) se lleva la palma, la verdad. No se si es muestra de imbecibilidad e ignarancia del personaje o simplemente fruto de su enorme deseperación e impotencia. Pero ver y oir al representante de la "oposición" semejantes declaraciones producen vergüenza ajena.

El catolicismo de sotana, con menos curas, menos bodas, menos alumnado de religión y más juicios por pederastia, es lo más parecido a militar en algunos partidos políticos

El arzobispo de Granada, Javier Martínez, ha vuelto a enfundarse su sotana, igual que si de zapatos con plataforma y lentejuelas de una drag queen de la Iglesia se tratara, y se ha marcado un nuevo espectáculo. El prelado sale a escena como en un musical y con el mismo descaro que Kika Lorace con su Chueca es genial o Nacha la Macha con su Soy una feria, Martínez se marca su Ofensa a la razón. Y su público grita enfervorecido, en una cóctel de histeria y extremismo con filigranas de hipocresía, como en cada borrachera católica que se regalan.

A estas alturas de la película, no puede sorprendernos que Martínez tache de "criminales" a la ley de la eutanasia y la ley trans. Es parte del espectáculo del arzobispo para mantener viva la llama católica, cada vez más apagada con menos curas, menos bodas y menos alumnado de religión por los escándalos de dispendios, pederastia y otra suerte de pecados contra los que, curiosamente, nunca se pronuncia este sacerdote con uno de sus 'musicales'.

Hoy en día, defender a la Iglesia católica es lo más parecido a militar en algunos partidos políticos: da igual cuanto se diga y cómo se diga, sencillamente, se defiende a ciegas por encima de cualquier otra consideración. Si hay desafección política, el catolicismo tiene cada vez menos fieles... considerando fiel, en realidad, a cantidades ingentes de infieles que no hay día que no incumplan las leyes más sagradas de esta religión.