Google+

sábado, 11 de agosto de 2018

Repartos entre Casado y Rivera.


11 - ¡Gracias para venir!

11.   

         A tres días de la llegada oficial del invierno, el tiempo estaba siendo excepcionalmente agradable. Temperaturas frescas pero nada de lluvia. A Pedro le encantaban esos días en los que, debido al cambio horario, la noche empezaba en torno a las seis de la tarde y duraba horas. Las calles estaban llenas de gente que no se dejaba engañar por la luz de las farolas, sabedores de la hora que marcaban los relojes. Niños en las plazoletas, jubilados caminantes, compradores compulsivos obligados a controlar sus ansiedades e impulsos por exigencias de un guión propio de los tiempos de crisis que corrían inexorables y personas que como él, como Pedro, se dejaban llevar por las mareas de las calles sin rumbo fijo, dejando pasar el tiempo.

         Eran las siete de la tarde cuando Pedro se dejó empujar hasta la puerta de TisTas, un librería especializada en viajes que estaba al principio de la calle General Concha. Siempre le había gustado viajar, aunque en los últimos años no había cruzado los Pirineos ni una sola vez. Uno de los mejores días del año era el primero de las vacaciones de la Semana Santa. Se montaba al volante de su Volkswagen, Julia a su lado, al principio Manuel en el asiento de atrás, más tarde, cuando éste creció, los dos solos. Rumbo al sur, haciendo unos cuantos kilómetros de más. Su recorrido favorito le llevaba a Avila, de ahí al Barco de Avila, luego el valle del Jerte, Plasencia. Una vez allí, hacia el sur. Parando cuando y cuanto les apeteciera. Llegaban a Fregenal, a Jabugo, Sevilla. Andalucía bajo sus neumáticos. No hacía falta cruzar los Pirineos para disfrutar de la placentera sensación de un viaje que te lleva a donde la sorpresa te detiene.

MM-11-Mi XI Martxa Motera en Solitario-Hasta el delta del Ebro y Barcelona

(2013-04-01/05)-Mi 11ª M.M. 

Delta de Ebro / Barcelona


Calahorra
Zaragoza

Delta

Sitges

La villa de Bilbao. Su historia. Cap. 11

Bilbao en el siglo XIX

Historia
La hostilidad contra Bilbao, se mostró, una vez más, cuando Simón Bernardo de Zamácola, queriendo acabar con la prepotencia de la Villa, propuso en la Junta General de Guernica, en 1.801, establecer y fomentar el comercio en cualquiera de los pueblos de la margen del río. Y surgió la llamada Zamacolada.
El 31 de diciembre de 1.801, una Real Orden autorizaba el establecimiento de un puerto en Abando, independiente del de Bilbao y su Consulado. Recibiría el nombre de Puerto de la Paz, en honor a Godoy, político español y consejero del rey Carlos IV y de su esposa María Luisa de Parma, que ostentaba el título de Príncipe de la Paz, por el tratado de Basilea con los franceses, ya comentado en el capítulo anterior.
Era, una vez más, el enfrentamiento entre la nobleza rural y la burguesía bilbaína. Por ello, la intención de la Tierra Llana al establecer el Puerto de la Paz, era la de superar el dominio de Bilbao en su entorno geoeconómico y, especialmente, en lo que concernía al dominio y al monopolio sobre el uso de la ría.

viernes, 10 de agosto de 2018

Efectivamente, ... ¡Vaya gentuza!


10 - ¡Gracias para venir!

10.   

         A las siete de la tarde del miércoles llegó Arantza a la tienda de Iturribide. Antes de entrar se aseguró de no reconocer ningún rostro entre los que a esa hora circulaban por la transitada calle peatonal. Gente que subía al populoso barrio de Santutxu y gente que bajaba al concurrido Casco Viejo. Algunos entraban en las tabernas de la calle, otros en alguna de las numerosas tiendas de alimentación, muchas de ellas regentadas por emigrantes de procedencia diversa, y la mayoría simplemente pasaba rumbo a destinos más lejanos.

         Nordin estaba tras el mostrador, escuchando algunos temas de blues viejos a través del ordenador, tan antiguo casi como las canciones que sonaban, comiendo cientos de pipas cuyas cáscaras se arremolinaban desordenadamente alrededor de un cenicero repleto de restos diversos. Se levantó al ver a la chica.

-Hombre, ¡cuánto tiempo!- fueron las palabras que utilizó a modo de saludo. 

-¡No tanto!, -respondió la chica mientras se acercaba al expositor lleno de alimentos diversos  y objetos para el hogar y la higiene personal. Se dieron un par de besos en las mejillas. -¿Estás solo?

-Pedro y Robert estarán al llegar.  El americano terminaba una clase a las seis y media en Lejona. Lo que tarde el metro. Y Pedro seguramente esté en su casa entretenido con algún libro o escuchando algún disco de Miles Davis. ¿Quieres algo mientras tanto?

MM-10-Mi X Martxa Motera en Solitario-Hasta Segovia y entorno

(2012-08-27/30)
Mi 10ª M.M. Monte Holiday - Segovia
La cabaña es preciosa
y observar a los pájaros el inicio de su vuelo
desde la rama de un árbol próxima a tí,fantástico.


El jardín del retiro madrileño
Y me encantan las facilidades
que dan a los usuarios de motos en la ciudad,
algo que todavía la gran mayoría de municipios
tienen mucho que aprender.
Y de vuelta a casa,
paré en la capital administrativa vasca.
Su palacio deportivo es francamente bonito.

La villa de Bilbao. Su historia. Cap. 10

Bilbao en el siglo XVIII
Historia y desarrollo económico-social

Bilbao adquirió en este siglo las características de una ciudad periferia, comerciante y burguesa, que va a hacer sentir su peso político y económico en España. Su comercio, apoyado en su industria, fundamentalmente de hierro, y su navegación, proporcionarán la riqueza y el poder necesario y, al mismo tiempo, será fuente de envidias y rencillas con la Tierra Llana.
Al auge de la Villa en este siglo, contribuirá, también, el cambio dinástico, con la llegada de los Borbones, quienes considerándose enemigos de ingleses y holandeses, anulan la competencia de éstos y consideran a Bilbao como puerto imprescindible para Francia, por lo que la burguesía bilbaína estaba en condiciones de imponer sus exigencias.

jueves, 9 de agosto de 2018

Test de agudeza visual. Sin palabras :


09 - ¡Gracias para venir!

9.   
       
         Pedro se disponía a salir de casa para dar un paseo por la concurrida y animada GranVïa cuando sonó su teléfono.

-¿Qué haces? –era la voz de Robert.

-Ahora mismo estoy atándome los zapatos, bueno las zapatillas estas de monte que calzo siempre. Salgo a dar un paseo. ¿Qué pasa?

-Estamos aquí Nordin y yo, en la tienda, y hemos decidido ir a Algorta a presionar un poco al pájaro.

-¿Presionar? ¿Cómo? Pero si todavía no le hemos dado tiempo para demostrar que no va a molestar más a Arantza. Le dejé la nota antes de ayer. 

-Es necesario que vea que no es farol. Que vamos en serio. Esta mañana me ha telefoneado Arantza diciendo que el muy pájaro le ha vuelto a amenazar, la ha relacionado con nuestra carta y le ha dicho que no le iba a resultar tan fácil librarse de él. Así que hay que hacer algo. Esta noche vamos a pintarle el escaparate.

-¿Pintarle el escaparate? ¿Con qué?

-Con pintura negra. He conseguido un spray a buen precio.

-Ya, ya. Pero, ¿qué le vais a poner?

-¿Tú no vienes?

-No sé. Bueno cambio la pregunta. ¿Qué le vamos a poner?

MM-09-Mi IX Martxa Motera en Solitario-Hasta Peñaranda

(2012-07-04/07)
Mi 09ª M.M. VII Peñaranda - Aulablog 2012
Otra vez Castilla y León.
Me esperaba el 7º Encuentro de AuñaBlog,
el quinto para mí.



La villa de Bilbao. Su historia. Cap. 09

Bilbao en el siglo XVII

Historia y desarrollo económico-social

La prosperidad de mediados del siglo XVI había conseguido un cambio en la estructura social. Se había consolidado una nueva “nobleza”: la de los Comerciantes y Funcionarios. La vieja aristocracia pasa a un segundo plano.
También reaparecieron ciertas rencillas entre la Tierra Llana y la Villa. Seguían con sus pléitos y con sus discordias. Era una guerra contra los nuevos “jauntxos” que detentaban el poder y que habían acumulado capital con el ejercicio del comercio. Los aldeanos incrementaron su odio contra los poderosos, odio que se concentró de una forma especial en la Villa de Bilbao.
                                                                          

miércoles, 8 de agosto de 2018

Votante conservador, una de las dos derechas ha de helarte el corazón.

El nuevo jefe del Partido Popular da la impresión de ir camino del banquillo, es decir, que de momento cumple lo que prometió en su campaña: lo suyo es una vuelta a las esencias

La jueza que ha instruido el caso de sus estudios sospechosos, ha llegado al final de su trabajo, que acaba donde empiezan los muros del Tribunal Supremo, al tratarse de un aforado, convencida de que existen “indicios racionales de criminalidad” en su actitud; o dicho en plata, que pudo cometer delitos de prevaricación y cohecho si queda demostrado que el título fue un regalo y su expediente académico está más trucado que una escopeta de feria. 

¿Por qué lo hizo? A esta gente le gusta hacer ruido y darse importancia, así que engorda su currículum como quien le quita el silenciador a la moto para llamar la atención mientras cruza las avenidas.

Hace poco, se decía que lo más difícil de analizar en el combate de Ciudadanos y el PP iba a ser distinguir quién era Rivera y quién Casado. Puede que, dentro de poco, el problema haya desaparecido, porque uno de los dos ya no esté ahí.

08 - ¡Gracias para venir!

8.   

         La luz entraba tímidamente por la ventana de la habitación de Pedro. Le gustaba despertarse con las primeras luces del día y remolonear en el lecho hasta que las ganas de orinar se hacían insoportables. Tras una rápida visita al lavabo volvía a sumergirse bajo el calor protector del edredón. Allí se quedaba adormilado hasta que le apetecía más un trago de café que seguir disfrutando del placer de observar el avance del día a través de su ventana desde el confortable  refugio de su cama.

         Ese martes de diciembre llovía, y eso multiplicaba el placer de Pedro. Oyendo el golpeteo agresivo de la lluvia sobre el tejado pasaría horas, si no fuera porque al cabo de unos largos minutos le invadía la sensación de estar perdiendo su tiempo, sensación que simultaneamente le molestaba y le agradaba, a partes iguales. En la vida todo es contradictorio, pensaba, nuestros comportamientos, nuestras sensaciones, nuestros deseos. Aceptar esa contradicción inevitable es un paso hacia la escurridiza felicidad a la que cualquier persona puede aspirar.

         Esas reflexiones, que se repetían cotidianamente en su cabeza mientras disfrutaba de su soledad en su acogedor piso de Uribarri, me las confesó pocas horas después cuando nos encontramos en la Plaza del funi. Él se dirigía a la fantástica tienda de vinos de la calle Castaños, y yo emprendía mi caminata mañanera de tres kilómetros junto al curso de la ría.

-Hombre, ¡cuánto tiempo!-exclamó al verme manifestando abiertamente su alegría.

-Eso mismo digo yo. Parece que te has cansado de este señor mayor.

-Perdona, pero creo que fuiste tú quien quedaste en telefonear una vez hubieras acabado tu novela.

MM-08-Mi VIII Martxa Motera en Solitario hasta Córdoba


La meta de este viaje era entrar en la Mezquita
que, a pesar del intento de la religión predominante actual 
por sobreponerse materialmente a la misma, 
sigue presentando un aspecto incuestionable.
A la vuelta, en Somosierra, 
los rastros del mal tiempo de los días anteriores 
seguía presente en el asfalto.

La villa de Bilbao. Su historia. Cap. 08

Bilbao en el siglo XVI
Historia y desarrollo económico-social

A comienzos de este siglo, se va afianzando la vocación comercial y marinera de la Villa. Bilbao está consolidada como plaza mercantil y está documentada la existencia de 20 armadores.
Por lo que se refiere a Vizcaya, la agricultura atravesaría una fase de transición. Era una agricultura pobre. Sin embargo, la pesca estaba muy desarrollada y afectaba a toda la franja costera.
En cuanto al comercio, se efectuaba tanto por mar como por tierra, con una mayor inclinación al primero. Con la madera de sus bosques de robles, hayas y castaños, elaboraron, desde los primeros tiempos, embarcaciones que surcaban los mares en busca de clientes y de nuevos productos, con los que, luego, poder comercializar.
El comercio por tierra (hierro y pescado) se efectuaba con el resto de la Península y se participaba en los grandes circuitos comerciales con Flandes, Inglaterra y Francia, con la lana de Castilla y el hierro vasco.
Los viajes de retorno se aprovechaban para importar productos elaborados en el Norte de Europa, sobre todo paños.
En esta situación, Bilbao acaparaba, prácticamente, la totalidad del comercio de Vizcaya con los puertos del Norte de Europa, y, preferentemente, con Brujas. El definitivo impulso del comercio bilbaíno, vendría del establecimiento del eje comercial Bilbao-Burgos y de la creación de su Consulado, como citamos a continuación.

martes, 7 de agosto de 2018

07 - ¡Gracias para venir!

7.   


        El despertador sonó a las siete de la mañana. A Pedro le dio mucha pereza levantarse, pero era necesario meter bajo la puerta de la tienda el sobre con la carta para Adrián antes de que éste llegara. Renunció a la ducha y se vistió rápidamente. Desayunó y salió a la calle. Cogió el metro pasadas las siete y media, en la estación del Casco Viejo. A las ocho estaba en Algorta. Caminó hasta la tienda, comprobó que nadie le veía e introdujo la misiva bajo la puerta. Luego se alejó sigilosamente, cojeando, para dejar una pista falsa a quien le hubiera visto. Además llevaba una bufanda a rayas negras y grises que le servía de embozo y un gorro de lana azul marino que le cubría toda la cabeza. Sólo se le veían los ojos. 
      
         A unos cien metros de la tienda de Adrián encontró una cafetería donde pidió un croissant con un descafeinado. Allí pasó más de media hora frente al Correo. Problemas con el Athletic, problemas con la cuota de riesgo, con la bolsa y con casi todo. Malos tiempos para la esperanza. 

         Luego caminó hasta el puerto viejo, siguió andando por el paseo costero hasta el puerto nuevo. Allí dio media vuelta y cogió el pequeño ascensor  que conduce de nuevo hasta la zona peatonal de Algorta. Anduvo hasta la tienda. Eran más de las diez y Adrián había llegado ya a su puesto de trabajo. Disimuladamente se cercioró de que la carta no estuviera en el lugar donde él la había dejado. Misión cumplida.

         Telefoneó a sus socios para comunicárselo y cogió el metro hasta Deusto. Allí se detuvo porque quería pasar por la charcutería que recientemente había descubierto y donde podía comprar buen jamón a muy buen precio. Compró diez paquetes. Llegó a su casa con la compra  y salió de nuevo con la intención de disfrutar de la mañana del lunes.  

MM-07-Mi VII Martxa Motera en Solitario-Hasta Madrid

Viaje a Madrid para acudir al VII encuentro de AulaBlog
y que aproveché para ver el Palacio de Cibeles



La villa de Bilbao. Su historia. Cap. 07

Bilbao en el siglo XV
Historia y desarrollo económico-social

Seguimos en la Baja Edad Media y, en ella, no es posible entender la sociedad de este período, prescindiendo de la guerra de bandos y del enfrentamiento entre los linajes señoriales. Unos y otros caracterizan la vida de Vizcaya y, por consiguiente, de la Villa de Bilbao, durante los siglos XIV y XV.
En este capítulo vamos a centrarnos en dos bandos en concreto: los gamboínos (pro-navarros) y los oñacinos (pro-castellanos). La rivalidad empezó en Alava por enfrentamiento de dos familias y pronto pasó a Vizcaya y a todo el País Vasco.
Cada uno de estos bandos agrupaba un conjunto determinado de linajes y vamos a señalar los correspondientes a Vizcaya.
Vinculados a los oñacinos, estaban los Butrón, asentados en la margen derecha del Nervión desde Larrabezúa hasta Plencia y Gatica, y los Mújica, que dominaban en las comarcas de Guernica y Busturia.
Vinculados a los gamboínos, se contaban a los Abendaño, que ocupaban el valle de Arratia, y los Salazar, que dominaban la zona nordeste de las Encartaciones.
Las luchas fueron muy violentas y en ellas participaron muchas personas. Los más oprimidos eran, fundamentalmente, los campesinos y los pobladores de las Villas.

lunes, 6 de agosto de 2018

06 - ¡Gracias para venir!

6. 


         Hacía mucho frío esa mañana de domingo. Pedro se despertó pasadas las nueve. Lo primero que hizo fue visitar el servicio donde descargó las primeras gotas del día. Había pasado una buena noche. Solamente se había levantado una vez a orinar, y eso para él era todo un record. 

          Luego se asomó a la ventana de la cocina para observar la lluvia caer cansinamente sobre los tejados del barrio. Preparó la cafetera y esperó sentado sobre la robusta escalera de madera que compró meses atrás en IKEA. Fueron casi cinco minutos de espera durante los cuales Pedro planeó su mañana: lectura y música. Hoy escucharía a Monk. Lo llevaba deseando desde que esa semana oyera el célebre “Blue Monk” en la radio, en una emisora que casualmente hizo su aparición en el dial. 

          Cuando subió el café Pedro separó la cafetera del fuego. Cogió del escurreplatos la taza que utilizaba todos los días y que conservaba los restos de los últimos cafés, sacó la caja de leche de la nevera y las galletas “maría” de su correspondiente armario. Todo en perfecto orden. Movimientos aprendidos y horarios similares. El orden le daba seguridad. Le hacía parecer que mantenía el control, y eso Pedro lo necesitaba. Ni mejor ni peor. Él era así. Siempre lo había sido, aunque la edad había acrecentado sus hábitos, como le sucede a cualquier persona. Además vivir solo le permitía encontrar todo en el lugar exacto, en la posición conveniente. 

MM-06-Mi VI Martxa Motera en Solitario-Hasta Madrid

La primera vez que mi burra durmió
en la Gran Vía madrileña
Parador de Lerma

La villa de Bilbao. Su historia. Cap. 06

Bilbao en el siglo XIV
Historia y desarrollo económico-social

La guerra de bandos y el enfrentamiento entre los linajes señoriales, fue, como ya hemos dicho en el capítulo anterior, el acontecimiento central de la Baja Edad Media en el País Vasco. Y, con ello, la inestabilidad social azotaba a Vizcaya.
Sin embargo, Bilbao veía mejorar, a pesar de todo, su poder económico y marítimo, convirtiéndose en la más importante Villa vizcaína. Ni siquiera estas luchas banderizas interrumpieron su desarrollo y su prosperidad en la primera mitad del siglo XIV.
También en este período continuó la fundación de Villas, que si bien hasta 1.330 se fundaron con criterios económicos, a partir de ese año fueron las iniciativas defensivas las que se tenían en cuenta. Y así, al fundarse Villas, el Señor de Vizcaya buscaba proteger a los labradores, que se sentían amenazados y solicitaban este título. Conseguían así, construir murallas que les defendieran de la Tierra Llana (sin murallas), donde dominaban los banderizos que, con frecuencia, recurrían a robos y a violencias.
No obstante lo dicho, comenzaron a apreciarse las primeras señales de que el sistema económico y social altomedieval, estaba llegando a sus máximas posibilidades. Y fue concretamente entre los años 1.340 y 1.370, cuando la crisis era ya acusada: Existía un peso demográfico no soportable por una economía que había entrado en recesión.

domingo, 5 de agosto de 2018

05 - ¡Gracias para venir!

5. 


        Pedro encontró a sus dos amigos en el lugar habitual, haciendo lo que habitualmente hacían cuando se juntaban un sábado a la tarde en la tienda de la calle Iturribide: beber un par de cervezas. Esta vez les encontró con una guitarra que Robert rasgaba mientras entonaba una de sus canciones habituales, cogida prestada del amplísimo repertorio que constituía la banda sonora de su vida. Nordin le acompañaba golpeando rítmicamente un cajón casero que había fabricado con unas cuantas maderas, dos cuerdas viejas de guitarra y unos cuantos tirafondos. Estaban sentados tras el mostrador de la tienda y aún no habían dado las ocho de la tarde. Hasta ahí, todo resultaba habitual. De momento ninguna sorpresa.

-¡Cómo vivís! Y eso suena bastante bien. Ahora que no hay cenas podéis ganaros unas pelas tocando juntos.

-Tenemos algo para ti, -dijo el americano con su acento gringo. –Mira. 

         Sobre una caja de llena de latas de un refresco de cola que Nordin solía comprar en el Lidl a un precio muy económico,  había un pequeño estuche que parecía guardar algo parecido a un violín en su interior. Robert se acercó, abrió la funda y sacó una mandolina.

-¿Qué te parece? La compré hace años en Estados Unidos, junto con una pistola. Me hicieron un precio especial por las dos cosas. Ayer me acordé de que la tenía guardada en uno de los cajones de mi cuarto y como hace poco me dijiste que te gustaría aprender a tocar la guitarra, te la he traído. No es una guitarra, pero es gratis y suena bien.

-¡Pero no tengo ni idea de tocar la mandolina! –Había llegado la sorpresa. La mandolina no formaba parte del paisaje habitual de una tarde de sábado

MM-05-Mi V Martxa Motera en Solitario-Seis catedrales de "la zona".


Era finales de Agosto y decidí darme una vuelta con mi burra.
Me busqué una buena excusa
y me propuse recorrer seis famosas catedrales + la bilbaína.
Bilbao->León->Zamora->Salamanca->
Valladolid->Palencia->Burgos



Recuerdo que vi arte en la calle
y un astronauta en la puerta de una catedral.

Monumento al maestro

Siempre buscando la sombra


La villa de Bilbao. Su historia. Cap. 05

Comentarios diversos sobre el territorio que ocupó la Villa de Bilbao

El territorio que ocupa la Villa de Bilbao, estuvo poblado desde muy antiguo, mucho antes de su fundación como Villa. Y así lo atestiguan los hallazgos arqueológicos, escasos pero contundentes, encontrados en el subsuelo.
Tenemos los dólmenes de Hirumugarrieta, excavados en Archanda, entre los montes Ganguren y Avril, donde se han encontrado utensilios de más de 4.000 años antes de Cristo. También se localizó un sestercio de Adriano, de la época romana, en el solar número 8 de la calle Ribera, a 3 metros de profundidad, entre arenas y fangos.
Existen numerosas teorías sobre la antigüedad del asentamiento humano. Hay quien dice que en el siglo II a.de C. hubo constancia de un poblamiento en castro (campamento fortificado) en el monte Malmasín, próximo al actual barrio de La Peña y debajo del monte Arnótegui.
Sin embargo, los últimos estudios apuntan a que sólo a partir del siglo XI se dieron las condiciones económicas, políticas y sociales, que hicieron posible que pudiera progresar un asentamiento humano junto a la ría, en el punto en que ésta deja de ser navegable.