Google+

domingo, 19 de mayo de 2013

Los cuentos infantiles, Bilbao Basket, el lobo y Uxue. Historia de una estafa.

Los relatos infantiles nos ayudan, sustituyendo adecuadamente los protagonistas de los cuentos por agentes reales, a que respondamos de una manera más inteligente y acorde a nuestros intereses en las diferentes situaciones de nuestra vida cotidiana.

Así, cuando vemos al lobo en nuestro Camino intentando desviarnos del mismo, intentamos no hacerle caso y, como nos enseñaron los tres cerditos, cuando nos tocan a la puerta, antes de que nos amenacen con tirar la puerta de nuestra casa, buscamos la manera de salvar el pellejo. Y en principio, no se la abrimos.

Nuestro accionista principal del Bilbao Basket o no ha leído estos cuentos en su infancia o, lo que es peor, desde entonces se ha creído más lobo que el lobo de Caperucita o el de los tres cerditos y apostó por entrar en su manada.

El caso es que, quien ya derrumbó puertas soplando en Zaragoza, es decir, dejó deudas y varios, llegó aquí y se encontró con las puertas abiertas. Entró, sintiéndose de "la casa", no ha puesto un duro hasta ahora, no ha cumplido con sus obligaciones pero. eso sí, como si fuese un miembro de una casa real con mando en plaza, amenaza a quien dude de su honor y su palabra a verse en los tribunales. 

De mofa si no fuese porque siendo España su ámbito de juego, los plazos de tiempo y un buen abogado, pueden todavía convertirle en héroe. Al tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario