sábado, 17 de abril de 2021

Con el "negacionismo" no podemos ser tolerantes,
ni podemos ser condescendientes.
La libertad no es permisividad,
ni hacer lo que nos plazca,
ni existe sin solidaridad.

Resulta fácil sentirse atraído, hasta sucumbir, por el canto de sirenas que se esconde tras una reivindicación de libertad, que tiene más de enganche a costumbres y comodidades, que de reivindicación reflexiva, profunda y comprometida. 


Confundir felicidad y comodidad es “un signo de estos tiempos”, e identificar “libertad” con hacer lo que nos plazca , es el fundamento filosófico imperante.

De seguro que existe buena fe en muchas de las personas que se apuntan a la ola, pero mezclar y prostituir la palabra libertad juntándola con presuntos derechos individualistas ante el colectivo social es profundamente injusto y no se puede consentir.

La defensa de la “libertad" (curiosamente con la ultraderecha como vehemente adalid), centrada en la idea de que debemos revelarnos frente al “fastidio” que acarrea toda norma que nos pueda arrebatar “confort”, se muestra antagónica a esa otra concepción que concibe la Libertad como un ejercicio responsable y empático aportando nuestra ”ayuda” al desarrollo de salidas colectivas -y, por tanto, solidarias-.

Los insultos y difamaciones políticas que esconden la falta de argumentos para defender una posición se combaten con una sonrisa en los labios. Es la única forma de ganarles.

 Esta semana la sesión parlamentaria madrileña acumuló un buen número de insultos y descalificaciones por parte de la oposición.
Resulta evidente que tanto Vox como PP tienen el derecho y el deber de ejercer su labor de crítica y vigilancia del Gobierno pero el interrogante que surge es el de intentar determinar si es conveniente que exista un umbral en el tono de esa actividad. 
Son dos cuestiones diferentes. 
Una, es la decisión política de plantear una oposición más o menos dura. La otra es la de establecer si es compatible la convivencia democrática recurriendo al insulto como argumento principal. 


Los fans y discípulos de Trump siguen intentando imitarle. Uno de los aspectos de su personalidad más identificativos durante su maldito mandato fur el reiterado uso del insulto como principal argumento en su forma de expresarse. 
Diferentes líderes conservadores mundiales tomaron su modelo como guía básica de comportamiento en la que el insulto a los rivales se convirtió en una constante: Bolsonaro en Brasil, Salvini en Italia, Farage en el Reino Unido, ...
A lo largo de los últimos años, las fuerzas más extremistas de nuestro arco parlamentario se han habituado al uso cotidiano del insulto como centro de su discurso. 
Y estos días, en el caso de la campaña madrileña, el principal escollo que parece tener la expectativa de voto a Vox tiene que ver con la invasión de los populares en el espacio político que parecía tener conquistado desde su radicalismo extremo como principal posición ideológica practicando el insulto y el desprecio a troche y moche.
Una significativa parte de la ciudadanía parece verse arrastrada por esta degradante e imparable ola. La difamación muestra siempre la falta de argumentos para defender una posición. La contaminación del debate impide que sobreviva la necesaria discusión que sirve de base al modelo democrático. Resulta evidente que quienes más se apoyan en emponzoñar su discurso suelen ser quienes menos interés tienen en que se hable y se analice cualquier asunto.

viernes, 16 de abril de 2021

La Compañía Nacional de Danza, en el Arriaga.

 


La Compañía Nacional de Danza ha regresado al Arriaga de la mano de Joaquín De Luz como director, con un programa muy especial, compuesto por tres piezas muy distintas entre sí.

El programa abre con la recuperación de una obra de Nacho Duato, Remansos, de gran fuerza expresiva, geométrica y dinámica, sobre música de Enrique Granados. 

A continuación, interpretarán Arriaga, un guiño precisamente al maravilloso Teatro Arriaga, pues se trata de una pieza con la música del genio bilbaíno como punto de partida. Estrenada en el pasado Festival de Música y Danza de Granada, Arriaga -con coreografía del propio Joaquín De Luz, junto a Pino Alosa y Mar Aguiló-, une lo clásico y lo moderno para emocionarnos a través del movimiento y de la música del compositor vasco Juan Crisóstomo Arriaga. 

Para cerrar el programa, se presenta In Paradisum de Antonio Ruz, un trabajo que representarán en Bilbao apenas unos días después de su estreno en Madrid. In Paradisum propone un original concepto estético inspirado en la paleta cromática de El Greco, sobre las diferentes voces de las polifonías corales de Tomás Luis de Victoria. Antonio Ruz, en su primera creación para la CND, propone un diálogo entre la música sacra y lo popular, lo sagrado y lo mundano, lo colectivo y lo individual.

El público puede reencontrarse con una CND renovada, después de este período de distancia y restricciones y que ofrece para la ocasión un programa ecléctico, lleno de matices y de amplio registro, aunando en una sola noche a cinco coreógrafos que exploran a través de la danza en los sentimientos más profundos que la música genera y que ellos transmiten a través del movimiento de los bailarines.

Un trabajo excelente.



Vacuna contra el Covid-19 para todos:
exención temporal de derechos de patentes

Premios Nobel y ex jefes de Estado o de gobierno pidieron en una carta pública una suspensión temporal de las patentes de las vacunas contra el covid-19 e invitaron al presidente estadounidense, Joe Biden, a que apoye la iniciativa. 

Los que apoyamos esta propuesta creemos que la supresión de la propiedad intelectual del inmunizante es "una etapa vital y necesaria para acabar con la pandemia".

El texto propone una suspensión temporal de algunas de las obligaciones del Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC) para que cualquier país pueda producir la vacuna sin preocuparse de disponer de la patente.

La mayoría de países en el mundo intentan vacunar lo más rápido posible a sus respectivas poblaciones para intentar frenar el covid-19 y la aparición de nuevas variantes del virus que reduzcan la eficacia de las vacunas.

Yo me vacuno hoy, orgulloso de vivir en una Unión de Estados que va a consiguir vacunar a su ciudadanía mayoritariamente en pocos meses, pero creo que ese derecho que yo puedo ejercer hoy lo deben de poder hacer toda la población mundial que vive en estados con menos recursos que el nuestro .

Se aprueba mayoritariamente una ley pionera
que protege a la infancia frente a la violencia y,
votando en contra, el PNV se queda solo con Vox. ¡Alucinante!

El Congreso de los Diputados aprobó ayer el proyecto de ley orgánica de protección de la infancia y la adolescencia contra la violencia.
Se han puesto ejemplos de casos reales de menores víctimas de violencia y su desprotección, como en los que la Iglesia católica ha sido cómplice demasiadas veces al encubrir violencia sexual contra los niños.

 Es un texto pionero a nivel internacional que sitúa a España a la vanguardia de la protección de los derechos de los niños y que ha salido adelante rebasando, por mucho, la mayoría absoluta que necesitaba. 
No es habitual en estos tiempos que corren un apoyo tan importante, pero los grupos han echado a un lado los colores políticos y la norma ha cosechado 268 votos a favor, 57 en contra y 16 abstenciones. 

Solo Vox y el PNV mostraron su rechazo.
El primero, por motivos obvios. El segundo 
según ellos por motivos competenciales, algo dificil de entender y de justificar.

Votar en contra de una ley tan razonable exclusivamente por motivos competenciales suena triste y esperpentico. Además, quedarse solos con la compañia de Vox debería de hacerles reflexionar a los nacionalistas del PNV y darse cuenta que algo han hecho mal cuando te quedas como única compañía con la ultraderecha meapilas española.

jueves, 15 de abril de 2021

Redes sociales, Ciencia, negacionistas y humor.

 Donde pone "redes sociales"
podría escribirse "negacionistas",
o ese grupo de personas con visión
radicalmente parcial de la realidad,
influenciada por visiones muy reducidas
en una realidad muy distinta e incuestionable.


y a los que estan esperando, por si acaso, asustados por 
algunos de los que discuten de intereses económicos
bajo la excusa de las vacunas,
este otro recuadro puede servirles para reflexionar:

¿Tiene sentido disparar el miedo a las vacunas?
No, ninguno.

Es absolutamente lógico y normal que las autoridades sanitarias de Europa y de Estados Unidos se planteen una pausa en la distribución de las vacunas contra la covid si se detectan efectos secundarios graves en los pacientes. 

Aunque sean en solo seis casos entre 7 millones de vacunados, que es lo que ha sucedido en Estados Unidos con la vacuna de Janssen. La obligación de las farmacéuticas y los responsables gubernativos es extremar la prevención y, nunca mejor dicho, curarse en salud. 

Ahora bien, lo que no es tolerable es que debamos escandalizarnos por ello, ni disparar la alarma sobre los efectos dañinos de las vacunas. No nos cansaremos de repetir que la actuación de los científicos y de sus empresas ha sido un éxito colosal al colocar tantos millones de dosis y tan efectivas en tan poco tiempo y en todo el mundo.

Podemos censurar las malas praxis de algunos gobiernos o la propia actuación de la Comisión Europea a la hora de distribuir las vacunas, y también el intento de algunas compañías de hacer negocio con la covid y vender antes a quien les pagase más. Todo estas estas críticas son lícitas. Pero hacer alarmismo con muy pocos casos de trombos puede ser ya excesivo. 

¿Tiene sentido disparar el miedo a las vacunas? No, ninguno. El exceso de prudencia de las farmacéuticas es de agradecer, pero que no lleve a engaño.
Solo las vacunas acabarán con la covid.
la vanguardia.com//sin-miedo-a-las-vacunas

miércoles, 14 de abril de 2021

90 años de una de las páginas más dignas de la Historia de España.

 Del 14 de abril de 1931, hace ahora 90 años, el poeta Antonio Machado dejó escrito que fue un día "profundamente alegre", "maravilloso", "un día en el que la naturaleza y la historia parecían fundirse para vibrar en el alma de los poetas y en los labios de los niños". Fue el día de la proclamación de la II República. El día en el que, tal y como explicó el propio Machado, el régimen borbónico había caído "sin sangre, para asombro del mundo", mientras que la República "salía de las urnas, acabada y perfecta, como Minerva de la cabeza de Júpiter".

Ocho años después todo aquello terminaría con la victoria de las tropas de Franco en la Guerra Civil. España entraba en la larga noche de la dictadura franquista. Sin embargo, las semillas estaban plantadas. El ejemplo de la República no podría ser borrado ni por cuatro décadas de dictadura ni por otras cuatro décadas de amnesia colectiva en la ya recuperada democracia. La República y aquel 14 de abril de 1931 sigue siendo una de las páginas más dignas de la Historia de España.

publico.es/politica/dia-rey-perdio-amor-pueblo

Una película cuyos protagonistas son Sánchez y Ayuso

 Esto ya no va de Madrid, ni de la pandemia, ni de las colas del hambre, ni de la sanidad o la educación públicas… Ni siquiera de Gabilondo, de Iglesias o Monasterio. Los aspirantes a la Comunidad de Madrid son solo actores secundarios de una película cuyos protagonistas son Sánchez y Ayuso. 

Una estrategia no exenta de riesgos porque si Ayuso se impone en las urnas y suma con Vox mayoría absoluta, Sánchez –y no Gabilondo– habrá perdido frente a una presidenta autonómica, cuyo volumen él mismo elevó a categoría nacional.

Ayuso ha hecho de la confrontación con Sánchez su razón de ser y de existir, pero en el PSOE admiten que algo habrá tenido que ver La Moncloa con su respuesta en que haya pasado en solo dos años de ser una perfecta desconocida a la principal referente de la derecha en sus múltiples versiones.




lunes, 12 de abril de 2021

Jordi Évole, Miguel Bosé y el negacionismo.
¿Hay que darle canchita?

 Ayer, cuando en un rápido zapeo vía que Jordi Évole iba a entrevistar al cantante Miguel Bosé para su programa en La Sexta dudé si respondía a una buena praxis periodística darle protagonismo a un personaje que se ha caracterizado por un negacionismo respecto a la Covid tan poco fundado como responsable de contagios y muertes. 

En realidad es un debate de largo recorrido si es oportuno o no entrevistar y permitir que se exprese a alguien cuyas ideas, de forma más o menos mayoritaria, se consideran inapropiadas, perniciosas o incluso peligrosas. Pero e
l periodismo no tiene que tener miedo a escuchar al infame o al despreciable, porque si se hace a través de preguntas profesionales es muy distinto a ofrecerle un altavoz. Y el ciudadano informado no debería tener miedo a escuchar la opinión de Hitler, Charles Manson, Franco o Pinochet, si un buen periodista les hace las preguntas oportunas.

No es lo mismo que Bertín Osborne entreviste a Santiago Abascal a que Jordi Évole entreviste a Miguel Bosé, incluso a pesar de la amistad que les una. Estamos demasiado acostumbrados a que cada medio de comunicación entreviste y dé protagonismo a los suyos, lo que termina resultando un empobrecimiento, otro más, del periodismo. Asi que, aunque yo no ví el programa porque no me interesa la opinión del ex cantante, respeto la posibilidad de verlo a quien quiera.

Un juego de sillas nada inocente,
donde la Democracia y la UE,
perdieron ante el dictador y el cobarde.

 La Turquía dictatorial de Erdogan, con su desprecio a los derechos humanos, también a las mujeres, marcó las normas de juego y, por falta de reflejos (o algo peor), los mandatarios europeos acataron. Ni Michael debió aceptar la butaca ni Von der Leyen, su espacio subalterno. 

Era un juego de sillas sin pizca de inocencia, y la UE perdió. Es evidente que no estamos ante un error diplomático. En una visita de tal calibre, cada gesto se mide al milímetro. La humillación es evidente. Un desprecio que son muchos. Hacia el cargo que ocupa y hacia su condición de mujer.
 

A Von der Leyen no le hizo gracia quedarse sin silla en reunión con Erdogan. /
VÍDEO: EFE  www.elperiodico.com/es/opinion

Sobre el incidente producido la semana pasada
, Michael
, presidente del Consejo Europeo, ha afirmado que prefirió no sembrar dudas sobre el trabajo diplomático ni «tener una actitud paternalista hacia Von der Leyen». La respuesta es tan necia como insultante la escena.

domingo, 11 de abril de 2021

Faces, en el Arriaga

 Esta nueva producción del Teatro Arriaga toma como referencia la recordada película Faces, de John Cassavetes, que fue candidata a tres Premios Oscar en las categorías de mejor guión original, mejor actor de reparto y mejor actriz de reparto.
Con la carga que supone el vacío emocional de su vida en pareja, los dos miembros del matrimonio formado por Richard y María se lanzan a nuevas relaciones con las que intentan, sobre todo, reencontrarse a sí mismos.
La pérdida, la aceptación de la madurez y, sobre todo, el amor en su vertiente más pesimista y explicita serán los temas que se interpretan. A Cassavetes realmente le interesaban las personas y el amor, del que exploraba todas sus variaciones, pues el amor es el motor más fuerte en la vida de la gente, ya fuere para intentar conseguirlo o para alejarse de él. En el caso de Faces, incide en las desgastadas relaciones en las que se confunde amor con aceptación y resignación, ergo, miedo a la soledad.
En cuanto a la adaptación, Alex Gerediaga ha trabajado en una versión del texto reducida pero fiel a los diálogos. No dudo de sus buenas intenciones, pero en mi opinión, el resultado final no es satisfactorio y deja al final una sensación extraña cuya guinda se explicita con un final donde los actores no acuden al aplauso, especialmente tímido, del público. Prescindible.


El periodismo con perspectiva antifascista es imprescindible en democracia.

 Apagarle el micrófono a Vox es una urgencia democrática por parte de todos aquellos medios y periodistas que crean en los valores fundamentales de la democracia y la Constitución. 

Los mismos medios españoles que alabaron la actitud de la CNN y la Fox interrumpiendo los discursos presidenciales de Donald Trump cuando su derrota ya se había dado tienen que ser coherentes y ejercer ese hábito halagado con Vox en vez de construir las condiciones para que lleguen al poder. 

El periodismo con perspectiva antifascista es imprescindible en democracia, del mismo modo que lo es el que tiene perspectiva de género y que tendría que estar en todos los libros de estilo de los medios de comunicación. 

Porque unas ideas que consideran que hay que deportar a un ciudadano español por ser negro merecen ser silenciadas y repudiadas. No hay espacio para la ambigüedad con una ideología del odio.