Google+

martes, 25 de septiembre de 2007

¿Pero cómo vamos a remar?

Un conocido timonel ha animado a todos los que estamos en el barco que hoy día él comanda a que nos esforcemos por unir nuestras fuerzas, a que no miremos hacia atrás sino hacia adelante en aras de que dentro del barco todos disfrutemos de una feliz navegación. Nada más loable ni más estimulante.

Lamentablemente, una pega oscurece de manera importante su mensaje. Hace pocas millas, en un intento de comentar entre todos el rumbo del navío, y al no gustarle las direcciones que sugeríamos para las próximas etapas, y en un ramalazo de cólera, nos quitó los remos y los tiró al agua, sugiriendo que si continuábamos en nuestra, en su estrecha opinión, "provocadora y retante actitud", seguiríamos el camino de los remos arrancados de nuestras manos.

Así que ¡vaya con el conocido timonel! O anda falto de memoria o sabrado de morro. O tal vez ambas dos cosas.

P.D. : Parece ser que el sujeto de esta historia, aunque tarde, se ha empezado a dar cuenta de que quitando los remos a los remeros de un lado de la nave, ésta al intentar avanzar con los que quedan, que no son tantos, en vez de ir en linea recta se limita a girar cerrando una circunferencia, y eso, además de ridículo y poco estimulante, no sirve para cumplir los objetivos programados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario