***********************************
desde el primer Estado de Alarma originado por la pandemia.
Y si no se renueva ... para que se acabe y volvamos a cierta normalidad.

martes, 8 de enero de 2008

El tándem Clinton-Obama

Supongamos que pudiéramos elegir a la persona más poderosa del planeta. Los nombres serían variopintos, pero en el mundo real será el nuevo presidente/a de Estados Unidos. Ahora que los caucus de Iowa han puesto en marcha una bola de nieve mundial, mi dream team sería el formado por Hillary Clinton de presidenta y Barack Obama de vicepresidente.

Hillary, a sus 60 años, se ha convertido en un personaje que impone.¿Es simpática? No. Por lo menos, no en público. La simpatía y la calidez son cosa de Bill. ¿Sincera? No es precisamente eso lo que sugiere la historia. Diremos que es tan honrada como una abogada. Pero no necesitamos que la persona más poderosa del mundo sea buena persona. Necesitamos que desempeñe bien su trabajo, que sepa lo que hace; que sea madura, responsable, dura, unas manos seguras después de ocho años de errores garrafales. Lo importante de los Clinton es que saben qué errores deben evitar porque ya los han cometido casi todos. Han aprendido por las malas. Y dejemos clara una cosa: al escoger a Hillary Clinton, los votantes estadounidenses estarían escogiendo a los Clinton. Serían los presidentes Clinton. Pero ésa es una ventaja más.

Y Barack Obama es el único candidato que cambiaría la imagen de Estados Unidos de la noche a la mañana. Con unos cuantos años más de experiencia, como la que ha adquirido Hillary, puede ser un presidente que inspire a los ciudadanos. ¿Y qué mejor forma de adquirir esa experiencia que siendo vicepresidente? Ya sé, parece poco probable, sobre todo si Hillary quiere presentarse a un segundo mandato. Pero Hillary Clinton-Barack Obama sería mi dream team.

De Timothy Garton en EL PAIS