***********************************
desde el primer Estado de Alarma originado por la pandemia.
Y si no se renueva ... para que se acabe y volvamos a cierta normalidad.

jueves, 26 de noviembre de 2020

Donald Trump empieza a pertenecer al pasado. Y eso es un alivio.

Nos consta que Donald Trump ha sido un presidente ególatra y divisivo. Un ciudadano que nació en una familia de construc­tores, que se convirtió él mismo en un promotor inmobiliario ventajista, en un operador en el mundo de los ca­sinos, y que ganó fama ­nacional como estrella de los pro­gramas de telerrealidad, protago­nizando uno en el que popularizó la frase “¡estás despe­dido!”, dedicada a aprendices de empresario que trataban de emularle. Con estos mimbres, y con promesas de recuperar la grandeza de su país, Trump se hizo con la candidatura republicana y logró la presidencia. Y, una vez en la Casa Blanca, implementó po­líticas aislacionistas, xenófobas y antisociales, que suponían un claro retroceso respecto al legado presidencial de su antecesor, Barack ­Obama.

Joe Biden va revelando ahora, a diario, los nombres de los que serán sus altos cargos en la próxima administración, y ha recibido ya fondos oficiales para iniciar la transición. La suya será, según todos los indicios, una presidencia distinta a la de Trump, en muchos aspectos opuesta, con una clara apuesta por el multilateralismo, la lucha contra la crisis climática, la recuperación económica y las políticas sociales. Donald Trump empieza a pertenecer al pasado. Y eso es un alivio.

lavanguardia.com/donald-trump-abre-la-puerta-a-la-transicion