Que no nos engañen.
Si no hay Estado de Alarma es porque el presidente de la Comunidad Autónoma de turno no se atreve a solicitarlo.

sábado, 14 de noviembre de 2020

El boicot de Trump a Biden es una inaceptable irresponsabilidad ante su derrota tan evidente.

La victoria de Joe Biden no tiene retroceso, a pesar de que Donald Trump persista en cuestionarla y denuncie la existencia de votos ilegales con los que, según asegura, se le quiere robar la presidencia. Los Gobiernos de otros países felicitan a Biden, incluso ya el de China. Solo resiste el trumpismo oficial del partido republicano y sus hijos políticos: presidentes como Bolsonaro, partidos como Vox, etc ... 

 Los votos ilegales solo existen en la cabeza de Trump y las autoridades encargadas de supervisar los sistemas de voto en todo el país han emitido mensajes muy claros en ese sentido: no prosperaron las demandas ante la justicia exigiendo la invalidación de votaciones o la paralización del escrutinio. Este ya ha terminado con un resultado claro:
 Biden 306 vs Trump 232

Trump se encuentra en una posición insostenible. Tiene por supuesto derecho a recurrir a los tribunales, pero su obstruccionismo sin ninguna base argumental es inaceptable.