El que no tiene dudas, el que está seguro de todo,
es lo más parecido a un imbecil. (J.M. Caballero)
son los días que faltan, según Sanchez, para que el 70% de la población quede vacunada y así lograr la inmunidad de grupo.
Ánimo y responsabilidad

desde que Cataluña tiene un Presidente en funciones.
¿Tan difícil es para ERC soltarse de la sombra de Junts e intentar un Gobierno progresista para el país?

jueves, 12 de noviembre de 2020

Sr. Vara, vomite , pero en su casa.
La Democracia avanza y Bildu se acerca a ella.
No lo despreciemos.

Vara, Lambán y Garcia Page son de esos tipos de varones/barones que se revuelven cuando ven algunos cambios a mejor en el mundillo del "abertzalismo radical vasco", algo que, por lo que se ve, a ellos les repatea.

No se me podrá acusar de defenderles a estos desde mi acción política. Si alguien me conoce, o me ha leído en este blog, sabe de mi lucha antiviolencia en mi quehacer político. Ahora bien, dicho esto, veamos las diferentes escalones que Otegi y sus colegas han ido, afortunadamente, superando.

->No hace tantos años solo apoyaban "la lucha armada" y despreciaban "la lucha política".
->Cuando dejaron de boicotear las elecciones y empezaron a presentarse a las instituciones democráticas despreciaban acudir a los mismos y dejaban los escaños vacíos.
->Empezaron con acudir ocasionalmente, siempre a montar "numeritos", de alto calado propagandístico y, a la vez, aceptaron escuchar opiniones diferentes a las suyas.
->Hace diez años ETA reconoció públicamente su fracaso. En privado lo había hecho mucho tiempo antes. Se renuncio a la "lucha armada" y oficialmente, visto su estado, los pocos que quedaban se auto disolvieron, eso sí, con mucha parafernalia mediática.
->Bildu acude a los parlamentos, participa, debate y asume los resultados de las votaciones, aunque las pierda.
->Bildu participa y se implica en la aprobación de las leyes de estado.

Se les puede, y se debe, exigir aun más. Lógico. Pero despreciarlo, nunca.

Siempre habrá quien vea fantasmas en cualquier acción política pero no reconocer el acercamiento hacia la democracia institucional de los antiguos "Herri Batasuna" y aliados estratégicos, ahora Bildu, es no querer reconocer la realidad y el triunfo de la legalidad vigente frente a violencias terroristas.