Que no nos engañen.
Si no hay Estado de Alarma es porque el presidente de la Comunidad Autónoma de turno no se atreve a solicitarlo.

jueves, 5 de noviembre de 2020

Don Juan, Doña Inés ... y el coronavirus.

En torno al 1 de Noviembre siempre vuelven D. Juan y Doña Inés. Este año, como no podría ser de otra manera, su conversación gira en torno al maldito virus :

DON JUAN

¿No es verdad, Ángel de amor,

que en esta apartada orilla 

no hay que llevar mascarilla

y se respira mejor?


Es verdad -y no te miento-

que arriesgándome salí

desde muy lejos de aquí 

burlando el confinamiento.


He venido de muy lejos

-aunque el lugar me lo callo-

a lomos de mi caballo

para tirarte los tejos.


He amarrado mi corcel,

está todo ventilado;

ya las manos me he lavado

y me he puesto el hidrogel.


Ea, pues, bella señora,

concededme vuestro amor.

Os lo pido por favor

¡desde hace casi una hora!

DOÑA INÉS

- ¡Callad, por Dios, caballero, 

porque es público y notorio

que aunque vos seais el Tenorio

la salud es lo primero!

Con todo lo que se ha dicho

yo prefiero no arriesgar.

No me quiero contagiar,

que a mí me da miedo el “bicho”.

Contenéos, por caridad,

comportaos con elegancia

y mantened la distancia:

es por la seguridad


que este año no habrá romance,

se rompe la tradición.

Ya habrá mejor ocasión 

con la vacuna al alcance


Marchad, pues, por la vereda

y no vayais muy despacio.

Estad en vuestro palacio

antes del toque de queda.

Malos tiempos corren hoy

para encuentros y reuniones.

¡Huyamos de los follones!

Y ya, con esto, me voy.

Ya me despido, señores.

Agradezco su atención 

y deseo de corazón

que vengan tiempos mejores.